TOP
Revisor de KIDD PIVOT-CRYSTAL PITE foto de Michael Slobodian

Revisor de KIDD PIVOT-CRYSTAL PITE

El lenguaje en los cuerpos

Fecha de la representación: 3 de junio de 2022. Fecha de la crítica: 4 de junio de 2022. Teatros del Canal. Sala Roja

Dentro del Festival Madrid en Danza, una obra maestra aterrizó en Teatros del Canal. KIDD PIVOT-CRYSTAL PITE con su obra Revisor (una adaptación de danza y teatro de El inspector de Gogol), donde algo tan colectivo y común como el conflicto, motor que mueve a la coreógrafa canadiense Crystal Pite, acabó generando en la Sala Roja una gran tensión energética. Algo tan nimio como mover una coma (en la obra un hombre llega a una localidad donde es confundido por un inspector y sacando beneficio de la situación, alega que ha llegado a mover una coma…) dio lugar a un desplazamiento cósmico en la sala. Recordemos que cambiar una coma de lugar en una frase desplaza por completo el significado de esa frase. Y eso hizo la ácida y crítica Pite, desplazarnos cósmicamente desde nuestro asiento rojo a una multiplicidad de mundos de los que nos resultó difícil regresar.

El lenguaje no es inocente. A través de él podemos llegar -homónimamente hablando- de la palabra revisor a retrovisor, de retrovisor -por asociación- a espejo y de espejo podríamos llegar a meta, concretamente a El inspector de Gogol, en cuyo epílogo se resume esta maravillosa e impactante propuesta de Crystal Pite: “Que no te irrite el espejo si es el jarro el que está torcido”. ¿Podríamos en esta frase incluir una coma, moverla de sitio? Revisor se convierte así enuna adaptación redonda (la perfección del círculo como un Coliseo) de danza contemporánea y teatro.

En una carrera de perros (un médico), cerdos (un general), sanguijuelas (un funcionario de correos) y zorras (una mujer), ocho bailarines, emulando los movimientos de sus encarnados (recordemos la importancia de lo animal en los trabajos de Pite), mostraban su fisicalidad. Mientras la personificación de un diálogo grabado donde la voz iba dibujando el movimiento de los bailarines, se revisaba el sistema a través del arquetípico de un cómic en un escenario que bien pudiera ser una viñeta gigante. El conflicto está servido. Y si hay alguna motivación que mueve a la coreógrafa, es el conflicto y la conexión, porque solo a través del conflicto se llega al movimiento. La conectividad, por otro lado, es lo que más le preocupa a la coreógrafa y su gran deseo, según dice, es crear las condiciones para poder conectar al intérprete con el público y el público entre sí. A Pite le apasiona el aspecto colaborativo del teatro, “me encanta sentir que estás construyendo junto al grupo algo que es más grande que todos nosotros”… “solo a través de la danza puedo tener esperanza de hablar clara y sinceramente sobre las cosas que le importan”.

Pero ¿es danza o es teatro? ¿Son bailarines de carne y hueso, actores en un film de ciencia ficción o animaciones rescatadas de ese cómic dibujadas por una voz que ordena el movimiento? La gesticulación de los bailarines es la llave. Su rigurosa precisión, su fluidez, donde los exigentes movimientos de sus poses, de sus mímicas, eran una pincelada divina.

Lo de ayer era arte puro en movimiento, una narración secuencial, esa gran viñeta llena de expresiones gestuales, un cómic en movimiento, concebido como ese medio visual de narración verbo-icónica que comunica historias de varios personajes. Así, en secuencias teatrales y bajo una buena dramaturgia, los elásticos cuerpos y sus gestos concretos nos recordaban a los dibujos animados, donde músculo y hueso se estiraban de la nada al infinito perdiendo dureza en el camino. Una mecánica cómica que nos mostraba el duro trabajo técnico que debieron desarrollar los bailarines.

Crystal Pite nos dio una clase magistral de lo que no ha de hacerse en política y sí en danza. Parece imposible juntar palabras como política y danza por su lejanía, uno siempre enfrentado a otro en el escenario, pero sin ninguna duda, Pite ha ido más allá. Nos ha traspasado traspasándose a ella misma. Atravesados todos por la flecha de la belleza. Es una maestra rescatando la historia para poder llegar a la humanidad, a lo humano como dice ella.

El texto grabado que escuchábamos iba letra a letra describiendo un “conflicto” entre dos figuras. Dos figuras que ejecutaban lo escuchado. Figura 1 existiendo a Figura  2. Piezas de un cómic donde una voz ordena el mundo. Figura 1 agarra por detrás a Figura  2. La desinformación se desconfigura. Perdidos en el espacio de la desinformación. Imposible volver  a casa. La desinformación se desconfigura gritaba la voz en off una y otra vez, perpetuando momentos de la pieza FASE de Steve Reich. La voz en off programa el mundo. Estábamos ante una danza colectiva, conectiva, conflictiva. Una aleación química entre cuerpos. Una molécula integrada y desintegrada. Para Pite el otro cuerpo se modifica por completo cuando escuchamos el texto, es la conexión que hay entre el lenguaje y el cuerpo. 

En Revisor todo era posible, desde vivir dentro en un sistema de cables de un lenguaje de programación, a inmiscuirse en un mundo futurista o ser sujetos protagonistas de un cómic donde el cuerpo movía lo que la voz en off decía. Se puede conmover un sujeto dentro de un lenguaje de programación…

La fuerza de la definición en  los movimientos de los bailarines era realmente fascinante. La concreción de cada uno de ellos nos mostró el buen hacer de Pite para que fueran de la mano lo colectivo y lo individual … para ella y en esta obra, todos forman parte de un todo pero a la vez cada uno está perfectamente definido. Eran 8 bailarines en alta definición. Un mundo en High fidelity creado desde dentro y desde fuera, que a veces nos transportaba a la Commedia dell’Art.

La voz animaba al cuerpo, sí, pero no animar de alentarlo, sino de existirlo, de moverlo. De movilizarlo. Inevitable pensar ¿qué fue antes? ¿la voz o el movimiento? ¿La voz ordenaba y el cuerpo ejecutaba o era el cuerpo el que ejecutaba para que la voz se erigiera a sus espaldas?

En una entrevista Pite dice:

“Usamos la voz en off como fuerza animadora del cuerpo, trabajando con grados de analogía entre el texto y el movimiento. El texto nos ayuda a transmitir contenidos más complejos. Es otra vía de acceso a nuestro tema”

“Nos encanta trabajar con la historia y el personaje, nos fascina cómo la cualidad física resultante nos acompaña al entrar en un territorio más abstracto, sin palabras; es un lugar de percepción y revelación.

En esta inesperada comedia de enredo, los bailarines, verborreicos y ataviados de corrupción y desvergüenza, encarnaban la hipocresía y la trampa. Algo que desafortunadamente no caduca nunca. Una sátira política que destilaba reflexiones profundas y esenciales de la humanidad. “En el fondo de nuestro trabajo se encuentra la pregunta sobre qué es lo que nos mueve”, dice Pite.

Se intuye que para la coreógrafa la danza está pensada para un colectivo redondo, porque creímos en la perfección del círculo como aquel Coliseo. Así, Pite consiguió con su huracanado Revisor arrasar en círculo los sentidos, devorarnos el corazón y dejarnos la cabeza loca como un rayo. Estábamos ante un gran espectáculo donde no temblaba nada, una obra nada abstracta donde la comedia y la corrupción mantenían esa aludida sólida relación entre lenguaje y cuerpo. Danza conectiva y conflictiva que nos recordaba la necesidad del cambio y de revisión de todo sistema.

Será difícil olvidar esta necesaria revisitación del sistema, donde la creadora consiguió remover al público indefenso ante la constatación de la purita verdad, clavados todos en nuestro asiento, como si hubiéramos recibido un puñetazo tras otro de belleza.

Ficha técnica

Dirección y coreografía: Crystal Pite. Escrita por: Jonathon Young. Bailarines: Renée Sigouin, Doug Letheren, Jermaine Spivey, Rena Narumi, Ella Rothschild, Brandon Alley, Jennifer Florentino, Brandon Alley, Gregory Lau

Perfil del autor
NURIA RUIZ
Nuria Ruiz de Viñaspre

Poeta con más de 15 libros publicados. En 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra), en 2014 fue galardonada con el Premio Racimo de Literatura y en 2015 se alzó con el
XII Premio de Poesía César Simón con su libro La zanja.
Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes. ha participado en festivales nacionales e internacionales, entre los que cabe mencionar el Encuentro de Mujeres de Cereté (Colombia, 2016 y 2018), el Festival de la Palabra (Venecia, 2017) o The Americas Poetry Festival New York (Nueva York, 2017).
Algunos de sus libros publicados: El pez místico (Olifante ediciones), Tablas de carnicero (Luces de Gálibo), Orbita cementerio (Luces de
Gálibo), Tabula Rasa (La Garúa), Pensatorium (La Garúa), La zanja
(Editorial Denes), El temblor y la ráfaga (Varasek ediciones), Células en tránsito (Ediciones La Palma), Todo se hará público (Ediciones Trea), Capturaciones (Olifante ediciones) y Parte meteorológico (Agosto Clandestino).
Parte de sus obras, traducidas a varios idiomas se pueden encontrar en algunas antologías de poesía crítica.
Otras colaboraciones en libros conjuntos: La Cité des Dames (Capella des Ministres. Textos para CD Libro-Carles Magraner, edición bilingüe inglés. Licano S.L., 2013), Temblor de lenguaje: Fleur Jaeggy (Shangrila Ediciones, 2014), Marguerite Duras: Movimientos del deseo (Shangrila Ediciones, 2014), La supervivencia. Herramientas mínimas (Shangrila Ediciones, 2015), Lágrimas 2 (Shangrila Ediciones, 2016).
Autora de los textos
para la coreografía No hay flores inútiles (estrenada en Pamplona en noviembre de 2019, en el Museo de Navarra).

Escribe crítica de libros, espectáculos de teatro y danza en diferentes revistas culturales. Colaboradora habitual como columnista de danza en Festival Ellas Crean.

Poeta con más de 15 libros publicados. En 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra), en 2014 fue galardonada con el Premio Racimo de Literatura y en 2015 se alzó con el XII Premio de Poesía César Simón con su libro La zanja. Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes. ha participado en festivales nacionales e internacionales, entre los que cabe mencionar el Encuentro de Mujeres de Cereté (Colombia, 2016 y 2018), el Festival de la Palabra (Venecia, 2017) o The Americas Poetry Festival New York (Nueva York, 2017). Algunos de sus libros publicados: El pez místico (Olifante ediciones), Tablas de carnicero (Luces de Gálibo), Orbita cementerio (Luces de Gálibo), Tabula Rasa (La Garúa), Pensatorium (La Garúa), La zanja (Editorial Denes), El temblor y la ráfaga (Varasek ediciones), Células en tránsito (Ediciones La Palma), Todo se hará público (Ediciones Trea), Capturaciones (Olifante ediciones) y Parte meteorológico (Agosto Clandestino). Parte de sus obras, traducidas a varios idiomas se pueden encontrar en algunas antologías de poesía crítica. Otras colaboraciones en libros conjuntos: La Cité des Dames (Capella des Ministres. Textos para CD Libro-Carles Magraner, edición bilingüe inglés. Licano S.L., 2013), Temblor de lenguaje: Fleur Jaeggy (Shangrila Ediciones, 2014), Marguerite Duras: Movimientos del deseo (Shangrila Ediciones, 2014), La supervivencia. Herramientas mínimas (Shangrila Ediciones, 2015), Lágrimas 2 (Shangrila Ediciones, 2016). Autora de los textos para la coreografía No hay flores inútiles (estrenada en Pamplona en noviembre de 2019, en el Museo de Navarra). Escribe crítica de libros, espectáculos de teatro y danza en diferentes revistas culturales. Colaboradora habitual como columnista de danza en Festival Ellas Crean.

Post a Comment