TOP
Made in oslo, Madrid en Danza; TEATROS DEL CANAL foto de Pablo Lorente

MADE IN OSLO -a quadruple bill

Teatros del Canal. Festival Madrid en Danza. Funciones: 1 y 2 de junio. Fecha de la crítica: 2 de junio.

La simplicidad del humor

Dentro del festival Madrid en Danza, la compañía de Jo Strømgren estrenó ayer,  1 de junio Made in Oslo-a quadruple bill, un espectáculo de danza “moderna” con cuatro piezas que intentan retratar realidades de la vida “contemporánea”.

Ellos son bailarines, pero podrían ser otra cosa: un guante de boxeo, una catástrofe, una ironía, trolles violentos sobre una alfombra de lana, el viento del pasado sobre el viento del presente. Un cuento invernal. El propio verbo hibernar. Son seis bailarines que podrían ser cuatro cosas. Sonidos de Noruega. El estertor de cuatro realidades cotidianas. Clownes en un bosque congelado en Oslo. Un estanque de agua gélida. Ellos podrían ser teatro, música, danza, ópera, pero son eso, otra cosa. Una trama sin sentido en un mundo sin sentido. Todos son Jo Strømgren (uno de los coreógrafos más consolidados y reputados de su país) queriendo recuperar del pasado cuatro piezas noruegas no estrenadas en el extranjero.

De este modo lúdico y con un “peligroso” humor, aunque sin perder gramos en la senda por la que el coreógrafo –Homo Ludens– quiere guiarnos, nos introdujimos en un escenario sin sentido donde se entendía todo y nada al mismo tiempo. Un espectáculo con lenguaje abstracto, que pudo  ser entendido y no entendido por igual.

Un reloj de arena, una manta de lana como símbolo del paso del tiempo, pompas de jabón diluidas por el aire simbolizando la fugacidad y la ligereza del tiempo. De la primera pieza al día actual han transcurrido ¿15 años? Ese intervalo de tiempo se palpa en la obra. El mundo es otro, la danza es otra, el humor es otro. El otro es otro. Lícito por otro lado, pues en la propuesta de Jo Stromgren, se tiene la sensación de estar haciendo una regresión, un viaje al pasado en todos los sentidos, psíquicos, físicos, de realidades, pero cuidado, quizá no consigamos diferenciar el elemento de juego en la cultura del elemento de juego de la cultura. ¿Quizá unapropuesta hibernada?

Así, en una mezcla de danza y teatro y humor de otros tiempos (firma del coreógrafo) transcurren estas cuatro piezas, Gone, Kvart, The Ring, Salve Regina, tratando temas propios del país en distintos escenarios, con distinto vestuario y distintas realidades.

Destaca la parte visual en su conjunto, donde sí conseguían atrapar al espectador no fácil. Pero una música fácil, momentos fáciles y mímicos, hicieron que el público, ese gran consumidor que a veces quiere simplicidad, se entretuviera (con facilidad) en una propuesta donde el juego sin fondo bien hubiera parecido más una actividad improductiva. Una propuesta que lindaba con la frontera de la palabra varieté (de variedades, espectáculo teatral ligero).

“Creo que a veces la gente se ríe demasiado en mis trabajos, así que un día me propuse hacer una obra muy seria y muy triste, y noté que se rieron aún más que con las que eran intencionadamente divertidas. Pero también es verdad que nosotros, que hemos viajado por tantos países y conocido tantas culturas, hemos descubierto que el humor es una puerta grande para la comunicación. Con un poco de humor puedes llegar a ser auténticamente vanguardista” (Jo Strømgren)

Sí hay que destacar igualmente que las cuatro piezas propuestas fueron creadas para la Oslo Dance Ensemble, la compañía de danza más popular de Noruega pero que nunca logró salir al extranjero. Esa es su reflexión: “¿Cómo podemos esperar que el mundo entienda nuestra cultura nacional si la mantenemos en secreto? Esa es su defensa. Y tras asumir tan grande reto, habrá quien sienta que sí lo consiguieron y habrá quien piense que no.

Ficha artística:

Compañía – Jo Strømgren Kompani. Coreografía, escenografía e iluminación – Jo Strømgren. Diseño de vestuario – Johanna Sutinen. Coproducción – Oslo Dance Ensemble. Bailarines  Henriette Hamli, Nora Svendsgård, Ellen Lindblad, Mikael Rønne, Jason Kittelberger, Jakub Medrzycki

Perfil del autor
NURIA RUIZ
Nuria Ruiz de Viñaspre

Poeta con cerca de 16 libros publicados, Nuria Ruiz de Viñaspre se acaba de alzar como la ganadora del XXIV Premio Nacional de Poesía Nicolás del Hierro 2022, con su obra Las abuelas ciegas. En 2015 ganó el XII Premio de Poesía César Simón con su libro La zanja. En 2014 fue galardonada con el Premio Racimo de Literatura y en 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra).

Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes y ha participado en festivales nacionales e internacionales, entre los que cabe mencionar el Encuentro de Mujeres de Cereté (Colombia, 2016 y 2018), el Festival de la Palabra (Venecia, 2017) o The Americas Poetry Festival New York (Nueva York, 2017).

Algunos de sus libros publicados son: El pez místico (Olifante ediciones), Tablas de carnicero (Luces de Gálibo), Orbita cementerio (Luces de Gálibo), Tabula Rasa (La Garúa), Pensatorium (La Garúa), La zanja (Editorial Denes), El temblor y la ráfaga (Varasek ediciones), Células en tránsito (Ediciones La Palma), Todo se hará público (Ediciones Trea), Capturaciones (Olifante ediciones), Parte meteorológico (Agosto Clandestino) y su último libro Las abuelas ciegas que saldrá publicado en unos meses. Parte de sus obras, traducidas a varios idiomas se pueden encontrar en algunas antologías de poesía crítica.

Otras colaboraciones en libros conjuntos: La Cité des Dames (Capella des Ministres. Textos para CD Libro-Carles Magraner, edición bilingüe inglés. Licano S.L., 2013), Temblor de lenguaje: Fleur Jaeggy (Shangrila Ediciones, 2014), Marguerite Duras: Movimientos del deseo (Shangrila Ediciones, 2014), La supervivencia. Herramientas mínimas (Shangrila Ediciones, 2015), Lágrimas 2 (Shangrila Ediciones, 2016).
Es autora de los textos para la coreografía No hay flores inútiles (estrenada en Pamplona en noviembre de 2019, en el Museo de Navarra).

Escribe crítica de libros, espectáculos de teatro y danza en diferentes revistas culturales. Colaboradora habitual como columnista de danza en Festival Ellas Crean.

Poeta con cerca de 16 libros publicados, Nuria Ruiz de Viñaspre se acaba de alzar como la ganadora del XXIV Premio Nacional de Poesía Nicolás del Hierro 2022, con su obra Las abuelas ciegas. En 2015 ganó el XII Premio de Poesía César Simón con su libro La zanja. En 2014 fue galardonada con el Premio Racimo de Literatura y en 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra). Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes y ha participado en festivales nacionales e internacionales, entre los que cabe mencionar el Encuentro de Mujeres de Cereté (Colombia, 2016 y 2018), el Festival de la Palabra (Venecia, 2017) o The Americas Poetry Festival New York (Nueva York, 2017). Algunos de sus libros publicados son: El pez místico (Olifante ediciones), Tablas de carnicero (Luces de Gálibo), Orbita cementerio (Luces de Gálibo), Tabula Rasa (La Garúa), Pensatorium (La Garúa), La zanja (Editorial Denes), El temblor y la ráfaga (Varasek ediciones), Células en tránsito (Ediciones La Palma), Todo se hará público (Ediciones Trea), Capturaciones (Olifante ediciones), Parte meteorológico (Agosto Clandestino) y su último libro Las abuelas ciegas que saldrá publicado en unos meses. Parte de sus obras, traducidas a varios idiomas se pueden encontrar en algunas antologías de poesía crítica. Otras colaboraciones en libros conjuntos: La Cité des Dames (Capella des Ministres. Textos para CD Libro-Carles Magraner, edición bilingüe inglés. Licano S.L., 2013), Temblor de lenguaje: Fleur Jaeggy (Shangrila Ediciones, 2014), Marguerite Duras: Movimientos del deseo (Shangrila Ediciones, 2014), La supervivencia. Herramientas mínimas (Shangrila Ediciones, 2015), Lágrimas 2 (Shangrila Ediciones, 2016). Es autora de los textos para la coreografía No hay flores inútiles (estrenada en Pamplona en noviembre de 2019, en el Museo de Navarra). Escribe crítica de libros, espectáculos de teatro y danza en diferentes revistas culturales. Colaboradora habitual como columnista de danza en Festival Ellas Crean.

Post a Comment