TOP
El amor de Taiat Dansa, foto cortesía festival 10 Sentidos

FESTIVAL 10 SENTIDOS: El amor De Taiat Dansa

Las cuatro estaciones del amor

Fecha de la representación: 11 de mayo de 2022. Fecha de la crítica: 12 de mayo de 2022. Espai Rambleta

“Cuando el amor llega así de esa manera uno no se da ni cuenta”, decía la letra original de la conocida canción popularizada por Julio Iglesias en 1989. Y es que el amor es un sentimiento inexplicable, aunque los científicos se preocupen tanto por explicarnos cómo funciona la hormona llamada oxitocina. Hay quien dice que el amor es el detonante de la belleza de la vida. Por no hablar de la sinonimia de la palabra según el contexto  utilizado. Lo cierto es que el amor es la parte inmaterial más esencial del ser humano.

Al amor va dedicada esta edición del festival 10 Sentidos. A lo largo de distintos montajes estamos comprobando distintas relaciones artísticas alrededor del tema. Precisamente han sido sus organizadoras Meritxell Barberá e Inma García, con su compañía Taiat Dansa, quienes han presentado su nuevo trabajo con el  título del lema del festival: El amor. Han vuelto después de ocho años ausentes de los escenarios como intérpretes, desde Still Life, aquel trabajo que nos hizo descubrir la belleza de la canción Forever Young de Alphaville, pero sin dejar de trabajar como coreógrafas y productoras con su compañía.

Y lo han hecho por la puerta grande con este montaje repleto de frescura, sorpresas y emotividad. Como indica el autor de la dramaturgia, Roberto Fratini, el habitual de la compañía, “en amor hay, como mucho, tiempos. Y en los tiempos del amor hay sobre todo Tiempo: climas, estaciones gradientes de humedad y sequedad, de bruma y luz”. Sobre esta base teórica está construido el montaje, cuya estructura se divide en cuatro partes, cada una en referencia a las cuatro estaciones meteorológicas del año como metáfora de las fases del amor de una pareja. No es casual que Las cuatro estaciones de Vivaldi sea el título del libro leído por Inma García, intérprete de un personaje estudioso y lector, distinto al de Meritxell Barberá, dancística en la primera parte primaveral. Pausa frente a dinamismo, dos modelos aparentemente contradictorios pero perfectamente ensamblados y compenetrados en una pareja.

Así, el amor discurre por estas cuatro fases coincidentes con las estaciones: el ímpetu juvenil primaveral con cóctel incluido, el tórrido y divertido verano, el otoño de la tranquilidad hogareña y la vejez del invierno hasta refugiarse mutuamente. Taiat Dansa nos recibe en un escenario a la inversa donde el graderío se sitúa al fondo del escenario habitual, con una gran pantalla que nos impide ver el patio de butacas de enfrente. Inma García sentada en un palco lateral leyendo y Meritxell Barberá en el contrario, con el colaborador Mauricio Pérez Fayos en el escenario. Ya acomodados, comienzan a golpear las excelentes imágenes diseñadas por Juanma Carrillo que provocan la inmersión del espectador en la fantasía. La potente música electrónica de David Barberá “Caldo” nos dará la inquietud necesaria para dejarnos llevar por la ambientación envolvente.

El vestuario marca las cuatro partes con un sentido metafórico. La primavera refleja el rojo intenso, la pasión. Parte superior de bikini y color naranja para el verano. El rojo se va cubriendo de blancura opaca en el otoño y en el invierno domina el blanco polar, con anorak largo de capucha como signo de senectud. Estos semas metafóricos proporcionan una mayor visualidad y contenido a los mensajes expresados. El cóctel fuerte en alcohol de la primavera dejará paso al café hogareño del otoño. Para ello, la escenografía minimalista y blanca diseñada por David Orrico y realizada por Los Reyes del Mambo quedará compactada con los audiovisuales, también marcados por la imagen de la naturaleza en cada estación, las proyecciones psicodélicas en movimiento y las opacas y amarillentas de las parejas, donde se incluyen las intérpretes. A destacar también que en el verano, un conjunto de jóvenes irrumpen en escena bailando en la pista de una discoteca. Signo de la vitalidad, el punto máximo donde el amor adquiere toda su potencia.

Cabe destacar los silencios entre ese ambiente envolvente de imágenes y música. Son unos silencios elocuentes donde Taiat Dansa ha potenciado la conversación íntima con diálogos susurrados. Son palabras sencillas, propias de cualquier hecho cotidiano, que apenas se escuchan. Expresiones naturales de cualquier pareja, pero siempre complacientes porque el amor es comprensión al otro y tolerancia. Porque el amor requiere capacidad para la convivencia, aunque haya momentos desconcertantes para después ser reconfortantes. Con esa cocinita en miniatura, la pequeñez de los objetos cotidianos pero necesarios en toda relación, más la barra rectangular y el sillón a la derecha. Todo en blanco dominante, sumado al de la pantalla, que nos darán una atmósfera reluciente en conjunto, con las alteraciones generadas por la iluminación sugerente en los matices de Mundi Gómez.

Mención aparte merece el desenlace de esta concluyente dramaturgia. No me gustaría ser spoiler por lo que opto por el silencio de la sorpresa. Porque la inmersión que se había producido por medio de los elementos técnicos ahora es mecánica. Algo invernal caerá y Pérez Fayos entregará a los espectadores el mismo elemento que mantiene unida y junta a la pareja en escena. Podemos adoptar la misma postura que ellos si tenemos a nuestra pareja al lado. Realmente original y bello, emotivo y sugerente. Durante este final se suma el potente sonido de una canción, Total eclipse of the heart de Bonnie Tyler, y ya sabemos la importancia temática y estética de las canciones conocidas como rúbrica de las creaciones de Taiat Dansa.

Un montaje ilusionante, muy en la línea de la compañía, que construye el universo de una pareja enamorada con una estética pulcra y elevada de la frialdad previa a la pasión y a la unión de la pareja. Las imágenes proyectadas no se nos olvidarán pero tampoco los sentimientos despertados por una un dúo excelentemente compenetrado en todos los órdenes, tanto gestores como interpretativos, como son Meritxell Barberá a Inma García. Nos han cautivado con El amor. Nos han cautivado con una forma de presentarnos la vida como algo bello y merecedor de estima. Un retorno el suyo sencillamente inolvidable que obliga a enamorarse a quien no lo está.

FICHA ARTÍSTICA

Idea, dirección y coreografía: Meritxell Barberá – Inma García (Taiat Dansa). Intérpretes: Meritxell Barberá – Inma García con la colaboración especial de Mauricio Pérez Fayos. Dramaturgia: Roberto Fratini. Diseño audiovisual: Juanma Carrillo. Música original: David Barberá ‘Caldo’. Diseño espacio escénico: David Orrico. Realización espacio escénico: Los Reyes del Mambo. Diseño iluminación: Vitamin Arte. Dirección técnica: David Orrico. Fotografía: Juanmi Ponce (Media PS). Vídeo: David Novella. Distribución y producción: Marta Fernández. Diseño Gráfico: Pilar Estrada.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment