TOP
KIND de Peeping Tom Foto de @juanmiponcefotografo

FESTIVAL 10 SENTIDOS: KIND DE PEEPING TOM

I’m a fucking tree

Fecha de la representación: 8 de mayo de 2022.  Fecha de la crítica: 8 de mayo de 2022. Teatro Principal de Valencia. XI edición del Festival 10 Sentidos.

Imagina todos tus traumas infantiles enfrascados en un bosque de abetos nórdicos nevados. Sí, como esas bolas de cristal navideñas que contienen figuritas de miniatura y escarcha de poliespán que simulan nieve y todos hemos agitado en algún momento sin cesar para que la dulce Navidad no acabe nunca. Ahora permítete recordar tu pasado más olvidado, el de cuando solo eras una niña casi amnésica. Tu pequeña Miss Sunshine interior sale a ese jardín y se descubre enfrentándose a todo aquello que enterró bajo la nieve de esa eterna Navidad que tenía que contener —sí, forzosamente— el apellido feliz. Imagina que agitas esa bola tanto, que espantas todos tus miedos más profundos y acabas con ellos para siempre.

Pues algo parecido es lo que ha escenificado Peeping Tom en Kind (2019), la tercera parte de su trilogía centrada en la familia, plato fuerte que da el pistoletazo de salida a la XI edición del Festival 10 Sentidos. Después de pasar por las figuras de los progenitores en Vader (2014) y Moeder (2016), Peeping Tom toma al infante como eje catártico de su mirada psicoanalítica, concentrándose en aspectos tan delicados como son la memoria, la complejidad de la psique desde la infancia y sus psicosis derivadas, a través de un lenguaje hiperrealista, sello de la compañía belga desde sus inicios.

En este inhóspito paisaje boreal, tan sombrío como melancólico, que inevitablemente nos recuerda a su 32 rue Vandenbranden, una niña perdida en un bosque se enfrenta a su más íntimo pasado, el cual emerge de cada sombra de cada árbol y de cada lombriz de cada hoja perenne. El crecimiento de una muchacha, al igual que el de un arbusto, necesita de una combinación —a partes iguales—, de cuidado y autonomía. «I’m a fucking tree», grita delirante nuestra Caperucita. Ansía la libertad de los árboles, al menos los árboles no tienen traumas. O no hablan.

¿Y cómo consigue toda esta metonimia Peeping Tom? A través de un disparador de imágenes simbólicas, prendidas de la danza más dislocada y la más rica escenificación, de reflexiones profundas sobre el yo y el otro, representadas casi a modo de un plano secuencia de un thriller metafísico lynchiano. Y para más inri con sarcasmo. Lo más complejo en Kind —o podríamos casi afirmar que en todo el repertorio de Peeping Tom—, es crear estampas cargadas de tal simbología subjetiva que, acompañadas de un trazado argumental elíptico, consiguen exponer un contenido abstracto, evaporado de las profundidades del inconsciente, consiguiendo que cada espectador lo lleve a su terreno personal. We are all fucking trees. 

Nos descubrimos en el mundo, como la niña lo hace en el bosque, a través de un diorama: entre la naturaleza y la construcción, rodeados de una gran variedad de obstáculos y dificultades, personificados de diferentes formas y texturas. Árboles, piedras, anélidos, excursionistas, espectros o bebés hechos de ramas, son algunos de los seres que crean su mundo onírico y nos hacen profundizar en temas como la violencia vicaria, abusos intrafamiliares, el miedo al rechazo y la paradoja entre lo imaginario y lo real. Nos convertimos así, en voyeurs de este universo peepingtoniano que desafía la lógica del espacio-tiempo. 

En definitiva, nos encaramos —de la mano de nuestra niña interior— a cuestiones con las que crecemos y conforman nuestra personalidad adulta, que se va gestando desde la infancia, sin excluir los aspectos perversos que residen en ella. Por ello, la niña refleja su entorno y, a su vez, se enfrenta a él. Tal y como todos hemos hecho alguna vez. Sin memoria no hay identidad. We are all fucking trees. 

Y si los árboles hablaran, ametrallarían todos estos miedos que alguna que otra noche impregnaron nuestras almohadas. Miedos que nos construyen y nos reafirman. Pero que, algún día, acabaremos tumbando. Como cuando conseguimos reventar la bola de cristal navideña, esparciendo el poliespán por todo el salón del comedor. We are all fucking trees.

FICHA TÉCNICA

Concepto y dirección: Gabriela Carrizo and Franck Chartier. Creación e interpretación: Eurudike De Beul, Marie Gyselbrecht, Brandon Lagaert, Hun-Mok Jung, Yi-Chun Liu y Maria Carolina Vieira (actualmente ya no se encuentra en la compañía). Asistencia artística: Lulu Tikovsky. Música: Raphaëlle Latini, Hjorvar Rognvaldsson, Renaud Crols, Annalena Fröhlich, Fhun Gao, Yannick Willockx y Peeping Tom. Diseño de vestuario: Lulu Tikovsky, Yi-chun Liu, Nina Lopez Le Galliard (pasante) y Peeping Tom. Iluminación: Amber Vandenhoeck, Sinan Poffyn (pasante) y Peeping Tom. Diseño del espacio escénico: Justine Bougerol y Peeping Tom. Técnicos: Gilles Roosen (iluminación), Tim Thielemans (sonido), Filip Timmerman (dirección escénica) y Annabel Heyse (asistente de atrezzo y vestuario). Producción: Peeping Tom



Perfil del autor
ANDREA TORRES
Andrea Torres es periodista cultural freelance (Universitat de València, 2007-12), bailarina y creadora. Como periodista se ha especializado en el sector de las artes escénicas y destaca su trabajo en publicaciones especializadas como Mètode, The Lighting Mind y Red Escénica; así como en organizaciones, ferias y festivales del sector cultural como IETM Valencia, la Red de Teatros Alternativos, Fira esFERa, Fira del Llibre València, G.O.L. y creador.es. Asimismo, también ha coordinado la prensa y la comunicación para varias compañías como La Coja Dansa y Dannunzio/Meinhof/Molina. Como bailarina y coreógrafa gana el I Premio del Certamen Coreográfico de Calamonte Joven en 2014 y ha trabajado en diferentes compañías de danza y teatro como Leipziger Tanztheater (Leipzig, Alemania), La Com_ún (Valencia), Cía La Farsería (Valencia), Beaches (Vitoria/UK), Espacio Latente (Valencia), Raquel Madrid (Sevilla), Cia Manuela Nogales (Sevilla), Cia Natalia Fernandes (Madrid/Brasil) y Teatro de Lo Inestable (Valencia). Desde 2016 es cofundadora de la cia de danza-teatro Dunatacà creando las siguientes producciones SeyahatMUUchachitasVOCESInCom y Siri, ¿tú qué piensas?, con las que ha girado a nivel nacional e internacional.

Andrea Torres es periodista cultural freelance (Universitat de València, 2007-12), bailarina y creadora. Como periodista se ha especializado en el sector de las artes escénicas y destaca su trabajo en publicaciones especializadas como Mètode, The Lighting Mind y Red Escénica; así como en organizaciones, ferias y festivales del sector cultural como IETM Valencia, la Red de Teatros Alternativos, Fira esFERa, Fira del Llibre València, G.O.L. y creador.es. Asimismo, también ha coordinado la prensa y la comunicación para varias compañías como La Coja Dansa y Dannunzio/Meinhof/Molina. Como bailarina y coreógrafa gana el I Premio del Certamen Coreográfico de Calamonte Joven en 2014 y ha trabajado en diferentes compañías de danza y teatro como Leipziger Tanztheater (Leipzig, Alemania), La Com_ún (Valencia), Cía La Farsería (Valencia), Beaches (Vitoria/UK), Espacio Latente (Valencia), Raquel Madrid (Sevilla), Cia Manuela Nogales (Sevilla), Cia Natalia Fernandes (Madrid/Brasil) y Teatro de Lo Inestable (Valencia). Desde 2016 es cofundadora de la cia de danza-teatro Dunatacà creando las siguientes producciones SeyahatMUUchachitasVOCESInCom y Siri, ¿tú qué piensas?, con las que ha girado a nivel nacional e internacional.

Post a Comment