TOP
Autor_Natxo_Francés_ Potsernohihafinal_CIRC PISTOLET

FIRA MIRA GANDIA 2022: ¿A LA TERCERA VA LA VENCIDA?

3ª EDICIÓN DE LA FIRA MIRA: ¿A LA TERCERA VA LA VENCIDA?

Concluye la 3ª Edición de Fira Mira de Gandía, contrarrestando el frío y el viento con el calor de un público diverso y entregado y un alto nivel de programación.

Domingo Martínez, su director artístico  y Joan Muñoz, concejal de Fiestas del Excmo. Ayto. de Gandía y director General de Mira, comentaron  en el acto de bienvenida que se ha estado dos años ensayando para llevar a cabo la Feria Mira, con duras pruebas como una pandemia que nos llevó a un duro confinamiento, y una lluvia que en esta costa mediterránea y valenciana a veces es torrencial.

En esta tercera edición ha sido el viento y las bajas temperaturas las que han puesto a prueba el buen desarrollo; a pesar de ello ha demostrado ser una feria joven con una identidad muy definida, que quiere y puede ser creciendo, y que lo hará en la medida en que se vayan sumando compromisos de las diversas instituciones, y se vaya sumando cada vez más un público que ya la va haciendo suya.

 Gandía, por sus características, es una ciudad que acoge a la perfección una programación diversa y abierta, con una multitud de pequeñas y grandes plazas, edificios y rincones  que se suman como ingredientes imprescindibles para ofrecer la magia, el encanto, la poesía y la sorpresa que una feria como Mira necesita. Espacios que posibilitan abrir al público que transita por ellos el encuentro con otro universo. 

El viernes día 1 dio inicio por la mañana con una mesa redonda  bajo el título Teatre de carrer#2.0, en la que se revisaron toda una serie de cuestiones, dudas, inquietudes,  que se fueron respondiendo conforme fue materializándose la programación prevista.

Roser Vila, de 23 Arts, José A. Pascual de Animasur  Teatro, Joan Raga, de Producciones Scura, y Sara Recatalá de FITCarrer Vila-real, de la mano de Domingo Martínez, director artístico de la Fira Mira Gandía fueron desgranando toda un abanico de temas a partir de la pregunta de si está en peligro el Teatro de Calle, mejor dicho las Artes de  Calle: ¿se da el soporte adecuado a este tipo de iniciativas?, ¿hay interés por parte de profesionales y gestores culturales por llevar a la calle  estas propuestas creativas?. ¿Hay público interesado en participar de manera activa en este tipo de propuestas?

Se dijo que el teatro de Calle, manifestación escénica tan antigua casi como la humanidad, existirá siempre, a pesar de los avatares de las diversas crisis económicas y humanitarias, porque está lo esencial que decía Peter Brook, viandantes transmutados en espectadores, y artistas dispuestos a comunicar.

Se hizo un intento de acotar y definir que era el Teatro de calle,  cuáles eran los lenguajes  que lo habitan, haciendo referencia a su origen más moderno en los años 50 y 60 del último siglo, con el Movimiento Fluxus,  el Arte de Acción, el Living Theater, Bread and Puppet, Odin Teatret, y otros muchos en los que ya se respiraba ese mestizaje de lenguajes: la música, las marionetas, los zancos, el teatro, la danza, el circo, las performances, el happening. Se recordó también el auge  del Teatro de Calle en el estado español sobre todo en los años 80 y 90, con una gran variedad de compañías y de citas importantes en diferentes puntos del estado español, espacios que se empezaron a compartir con otras disciplinas como el circo y la danza. Para Joan Raga es ese tipo de teatro que se hace al aire libre que no se puede hacer en otro espacio y que implica al espectador de una manera especial.

Roser Vila afirma que en la calle converge todo, mejor hablar de Artes de Calle, ya que son muchos los lenguajes que se dan la mano.

Se puso en valor el hecho de que es en la calle donde más público hay, ya que está concurrida por gente que pasea, transeúnte, que espera que le pasen cosas, deseosa de ser interpelada y participe, cómplice con lo que se encuentra.

La Calle es un espacio de libertad donde el Arte encuentra su lugar, puede entretener y provocar, sugerir y emocionar más allá de imputs económicos concretos, donde muestra su cara más democrática, generosa y universal. Se trata de habitarla, desde una convivencia y una convergencia de los diferentes lenguajes en un encuentro continuo con el público.

Se habló de la censura, la autocensura y de la necesidad de un compromiso ético más allá de lo políticamente correcto, tanto de creadores como de programadores y políticos,  la importancia de ir más allá del divertimento. Se remarcó esa falta de compromiso, de  libertad de creación, de  escasa calidad de muchas de las propuestas. De la necesidad de enganchar a las generaciones más jóvenes. También se hizo referencia a la falta de un presupuesto económico para programar  propuestas en la calle, ya que es más costoso que la programación en sala, y la necesidad urgente de recuperar las Artes de Calle dentro de la programación estable, más allá de encuentros, festivales y ferias, generar circuitos nuevos. Y de la falta de público, imprescindible. Se habló también de la urgencia de sacar el artes de los cuadros de Excel, de dejar de categorizar las creaciones en compartimentos estancos y de abrir corazones y miradas a todas las proouestas y formas posibles.

La grata sorpresa ha sido encontrarnos con la gran calidad de los espectáculos programados, con espacios muy diversos y adecuados para recibir las diversas propuestas, con una buena afluencia de público con una cifra cercana a los 4.000 espectadores  que ha llegado a superar los 600  en algunas funciones.  Las sillas han sido protagonistas en todos ellos, para acomodar al público en un tiempo aún mediatizado por las últimas restricciones de la pandemia que nos está tocando vivir. Seguramente en próximas ediciones no estén tan presentes.

Y sobre todo el encuentro con  un abanico de propuestas comprometidas, cargadas de poesía y sensibilidad, rozando temas como el respeto a la diversidad LGTBI, la inmigración, la dureza del confinamiento, la necesidad de cumplir la agenda 2030 con el respeto al medio ambiente y la apuesta  por la sostenibilidad, la importancia vital del juego en nuestras vidas,  la enfermedad y la salud mental, las relaciones familiares,  la necesidad del encuentro con el otro y de aceptar el miedo que nos paraliza, el respeto a la diversidad desde la diferencia: “ sabes coser, pues enhebra”, “ me duele la piel de no tocarte”, “ se puede caer y levantar , merece la pena vivir”, “ el amor no se hace, te hace” han sido algunas de las palabras que hemos podido escuchar estos días en algunos espectáculos.

Son muchos los momentos en los que hemos disfrutado con la ejecución  técnica impecable,   con los  cuerpos en movimiento continuo, con el juego con los objetos, los malabares, equilibrios, mano a mano, aéreos, trapecio volante, telas, coreografías, báscula, verticales, cuerda, percusión, magia, rueda cyr, mástil chino,  teatro, humor, danza, títeres, payasos, circo…

Como espectadoras nos hemos dejado seducir por las múltiples propuestas,  diferentes y personales: desde la aparente simplicidad del juego de una peonza, que cambia el tamaño, la forma, un canto a la diversidad que se aprecia en los detalles más pequeños, como el sonido al girar y girar, sinfonía de integrada por sutiles diferencias, al compromiso con un mundo mejor saliendo de los deshechos que nos rodean e incluso nos asfixian, y entre los que podemos encontrar la vida que late como  resto, elementos casi olvidados como los vinilos, los libros, una planta prácticamente seca, un bebé que desde un papel arrugado cobra vida para dar sentido a la misión de dos payasos, llenos de humanidad y ternura, que no es otra si no abrir esa puerta que nos permite pasar al otro lado, a ese otro mundo posible que solamente podremos construir con las manos y la voluntad de los otros. Imágenes, instantes   que nos recuerdan a los personajes de Días felices de Beckett, o el momento sublime de el Gran Dictador, bailando con una bola del mundo que acaba desinflándose.

Nos hemos encontrado con familias nómadas, que andan con su casa a cuestas, desde la danza y desde el más puro circo tradicional familiar, que desde sus caravanas, sus carros, se trasladan y hacen pausas en el camino para compartir con nosotras momentos de fascinación que nos dejan hechizadas con sus acrobacias y movimientos continuos, rodando por los suelos y volando por los aires.

Hemos sido testigos de encuentros inesperados, cargados de intriga y sorpresa, del quehacer de  personajes que salen de sus casas para respirar intentando olvidar el miedo y la incertidumbre, de creaciones tan inauditas como los malabares hechos con harina y agua insistiendo en la tentación de jugar con la comida, todo lo contrario que se nos dice de niños, olvidando la importancia del juego para construir nuestro mundo interior, nuestro propio imaginario, ese que nos ayuda a dar sentido a nuestra vida.

Se nos ha invitado a ser observadores de construcciones efímeras gracias a pelotas, objetos que vuelan en cascada, de la búsqueda de algo tan imprescindible para la vida como es el agua, convirtiéndola en un juego de subidas y caídas, rompiendo con el transcurso de ese tiempo de reloj, y dando paso a ese tiempo destiempo lógico, en el que la repetición, los saltos, la vuelta atrás es posible, en un continuo desafío a la gravedad.

Hemos contemplado la búsqueda del equilibrio interior con el saber del mundo ilustrado sobre la cabeza, saboreando esos instantes eternos instantes de soledad compartida.  También hemos dado licencia a nuestro cuerpo, a nuestras caderas, para compartir el ritmo trepidante de la percusión que se te mete por los oídos hasta las entrañas, y a seguir la coreografía de movimientos simples que nos marcaba un  personaje, artista del transformismo, compartiendo con él ese reencuentro necesario para poder entender el sentido de su vida. Incluso nos hemos podido retar a nosotras mismas  intentando guiar una pelota  con un palo de golf por diferentes caminos.

Todos ellos, con sus peculiaridades y sus matices, con su particular estética y plasticidad, su color y su alma, su gran dosis de humor, son metáfora de la vida, esa vida que no queda otra que vivir viviendo.

Han sido 15 las compañías programadas y cerca de 70 profesionales de la Comunidad Valenciana y del resto del estado español han acudido a la cita. La estructura organizativa ha permitido el encuentro e intercambio entre creadores y gestores en diferentes momentos del día, sobre todo en las comidas y compartiendo como espectadores de las otras propuestas, ya que no había un espacio específico para este fin. Los traslados de un espacio a otro han permitido charlas, presentaciones, valoraciones, risas, y sobre todo complicidad y buen clima, a pesar del frío. Posiblemente en futuras ediciones se cuente con un punto de encuentro.   Ahora a por otra,  a seguir retando a lo que haga falta, a los imprevistos que puedan aparecer, con más propuestas valencianas, con más mujeres, y con mucho arte. A seguir creciendo.   

Perfil del autor
MARIA COLOMER PACHE

La meua vida laboral i creativa està caracteritzada per la intersecció, aqueix punt de trobada entre dues o més coses. De formació actriu, pedagoga, psicòloga i pallassa, he anat fent camí en diversos ensenyaments que han contribuït a aqueix aspecte multitarea que m'habita. Fundadora de companyies de teatre i clown com Falaguera Teatre i La Mar Salà, cocreadora de Coloclown, col·laboradora en la creació i Organització de la Mostra de Pallassos de Xirivella, cofundadora del projecte transnacional clown Mugabe, ensenyant del pallasso, professora de teatre, col·laboradora i coordinadora de projectes entorn de l'art com a eina d'inclusió, he rebut la medalla d'or de les Belles Arts, he sigut durant anys membre del Consell estatal de les Arts Escèniques i vocal en la Comissió de Circ de l'Inaem, vaig ser Presidenta de Pallassos Sense Fronteres, i en aquests moments presidenta de l'Associació Mostra Viva del Mediterrani, i vicepresidenta de l'Associació de Professionals de Circ de la Comunitat Valenciana i Circored. Cofundadora de El Chaflán, espai de creació, i de Idecart, Institut per a la creació, investigación y desenvolupament de l’Arteterapia. Profesora i part de l’equip pedagògic  creador del Master en Arteterapia de la Facultat de BB.AA de la UPV.

 

La meua vida laboral i creativa està caracteritzada per la intersecció, aqueix punt de trobada entre dues o més coses. De formació actriu, pedagoga, psicòloga i pallassa, he anat fent camí en diversos ensenyaments que han contribuït a aqueix aspecte multitarea que m'habita. Fundadora de companyies de teatre i clown com Falaguera Teatre i La Mar Salà, cocreadora de Coloclown, col·laboradora en la creació i Organització de la Mostra de Pallassos de Xirivella, cofundadora del projecte transnacional clown Mugabe, ensenyant del pallasso, professora de teatre, col·laboradora i coordinadora de projectes entorn de l'art com a eina d'inclusió, he rebut la medalla d'or de les Belles Arts, he sigut durant anys membre del Consell estatal de les Arts Escèniques i vocal en la Comissió de Circ de l'Inaem, vaig ser Presidenta de Pallassos Sense Fronteres, i en aquests moments presidenta de l'Associació Mostra Viva del Mediterrani, i vicepresidenta de l'Associació de Professionals de Circ de la Comunitat Valenciana i Circored. Cofundadora de El Chaflán, espai de creació, i de Idecart, Institut per a la creació, investigación y desenvolupament de l’Arteterapia. Profesora i part de l’equip pedagògic  creador del Master en Arteterapia de la Facultat de BB.AA de la UPV.  

Post a Comment