TOP
Los encuentros de creación de Magalia han sido recuperados. Ahora se llaman Encuentros creativos de Magdalena. Son los encuentros creativos de residencia que organizaba la Red de Teatros alternativos de 2006 a 2011. Y ahora retoma en la Península de Magdalena apoyados por la concejalía de Cultura, el Ayuntamiento de Santander, el Inaem, Industrias Culturales y Sgae. En el blog redteatrosalternativos.org/ubu_digital/ podéis hacer un recorrido por todo el trabajo que se desarrolló en la segunda quincena de noviembre de 2017.

MIRADAS DESDE ENCUENTROS Y FESTIVALES

Testimonio de la Magdalena: Narración viva de un espacio transversal necesario para las artes escénicas

Los encuentros de creación de Magalia han sido recuperados. Ahora se llaman Encuentros creativos de Magdalena. Son los encuentros creativos de residencia que organizaba la Red de Teatros alternativos de 2006 a 2011. Y ahora retoma en la Península de Magdalena apoyados por la concejalía de Cultura, el Ayuntamiento de Santander, el Inaem, Industrias Culturales y Sgae. En el blog redteatrosalternativos.org/ubu_digital/ podéis hacer un recorrido por todo el trabajo que se desarrolló en la segunda quincena de noviembre de 2017.

La Magdalena fue un lugar de experimentación y libre creación artística enmarcado en un paisaje privilegiado de Santander: la Península de la Magdalena.

La Magdalena ha sido la recuperación y el replanteamiento de Magalia que murió en 2011, pero renace de las cenizas a golpe de pulmón.

La Magdalena es un Gran Hermano VIP de las artes escénicas (así le hemos llamado los creadores ejecutantes, generadores y colaterales) o un convento de clausura de monjes eclécticos que dejan volar su imaginación durante 12 días y luego se sienten invadidos y extraños ante miradas ajenas.

La Magdalena será un proyecto vivo necesario que evolucionará con proyecciones abismales.

La Magdalena es un experimento.

La Magdalena es una acción política.

La Magdalena es un proceso.

La Magdalena es un aprendizaje.

En definitiva, la Magdalena es un regalo. Sobre todo eso: no hay ninguno de nosotros –los creadores- que no hayamos repetido esto durante los 12 días de creación. Todos lo suspirábamos constantemente.

De los Encuentros de Creación han surgido cuatro propuestas artísticas muy diferentes: Gesto, dirigido por David Franch, que trataba los extremos y saber si estos se tocan, se complementan y si son siempre ‘malos’; No debes aburrir(te) de Christina Schmutz, que constituyó un laboratorio sobre la sobrecarga social y tecnológica causada por algunos casos mediáticos como fue el de Natascha Kampusch en 2006; Estudios para anatomía- Laberinto de Natalia Fernandes, que encarnó la investigación de los laberintos existentes en las anatomías humanas y en los espacios habitables; y  Las palabras que nos construyen de Igor de Quadra/ Horman Poster, que abordó la identidad y la necesidad de otorgar al mundo una realidad ontológica.

Estos cuatro proyectos tan diferentes entre sí son también testimonio y representación del paisaje artístico actual del país. Aún así, todos estos planteamientos tienen un mínimo común denominador: el proceso. Gesto, Laberinto, Aburrimiento y Palabras son todos ellos seres vivos en proceso. Y eso les ataba al ‘aquí’ y al ‘ahora’. Y eso es un privilegio. Porque los creadores no podían pararse a pensar en otras preocupaciones más allá de estar presentes en cada sesión de trabajo, en exprimir al máximo cada minuto y segundo, de ser cómplices de un carpe diem real. El producto escénico final no era lo importante.

Muchas veces los creadores pecamos de pensar en un final, de concebir la escena como el final de un proceso que ya debe finalizar para poder ‘vender’, es decir, crear con expectativas de obtener un producto ‘lo más vendible posible’. Aquí, en la Magdalena, no se valoraba esto. Las muestras de los cuatro proyectos fueron proyecciones de ese carpe diem vivido. Y por eso la Magdalena fue mágica y también fue un privilegio. Porque no se pueden tener mejores condiciones para poder crear.

Más que poder relatar yo, como testigo viviente que fui –personificado en creadora ejecutante del encuentro, es decir, intérprete en varios de los proyectos que se gestaron en los Encuentros de Creación Magdalena-; dejo aquí por escrito, como testimonio observador de los últimos días del Encuentro, que coincidieron con el XXV Congreso de la Red de Teatros Alternativos, las palabras que relató Olga Fraile de la Sala Teatro Cuarta Pared (Madrid).

Allá van:

“Las palabras que nos construyen (relato vital del XXIV Congreso de la Red de Teatros Alternativos tomando como inspiración el trabajo del grupo creativo del generador Igor de Quadra/ Horman Poster).

ME LLAMO

Aurelio. Pedro. Aurora.

Me gusta que me llamen Noe.

Me llamo Carlos y soy de Madrid.

Llámame Jacobo.

Me llamo Paola, Sendo, Ferrán..

Me llamo Olga.

DE PEQUEÑO/A

Creía en las utopías igualitarias, en la cultura sin estado y en la cultura de los comunes.

ELLOS/AS CREEN

Que debemos tenerme más diálogo con los creadores y así conocer nuestras necesidades mutuas.

Que debemos marcarnos objetivos más lejanos.

Que debemos encontrar en la dificultad la solución.

Que debemos buscar otros modelos de financiación.  

Que debemos practicar el desapego al espacio. 

Que debemos cambiar de nombre.

Que debemos cambiar de programadores.

Ellos/as creen que somos contenedores y en eso nos convierten.

Ellos/as creen que somos un peldaño.

CUANDO TE MIRO

Veo a alguien que ha aceptado la precariedad pero con los dientes apretados. A alguien que tarde o temprano se rebelará. A alguien que ha creado una familia, un oficio. 

Veo a alguien que se unió a los demás por acritud, por necesidad y por solidaridad.

Veo un déficit constante.

Veo más precariedad que en 2011.

Veo a alguien que practica la política de los cuidados, proporcionando: tiempo, flexibilidad, proximidad y acompañamiento.

Veo a alguien que hace lo que le da la gana y que ofrece lo irrepetible.

ME PREGUNTO

Si las concesiones que he hecho al poder son irreversibles, si lo que me ha permitido crecer ha hecho del sueño una pesadilla.

Me pregunto si quiero hacer algún cambio.

Me pregunto si escucho a mi entorno.

Me pregunto si debo ver 400 propuestas o hacer filtros. Me pregunto si debo crear una comisión artística y si ésta debe ser interna o externa. 

Me pregunto cómo sería mi proyecto si cuando abriese mi cajón éste estuviese lleno de dinero.  

Me pregunto porqué el teatro para la infancia y la juventud está infravalorado por las instituciones y por el sector.

Me pregunto qué tenemos de excepcional cada uno de nosotros.

CUANDO MUERA

Será porque me han matado mis hijos. Desearía que lo hiciesen despacio para, en la agonía, escucharles y que me escuchen.

YO SOY

Una rareza.

Un desafío al poder.

Un camaleón.

Una institución al margen de las instituciones.

Alguien que mueve energía, que acompaña, visibiliza, difunde e internacionaliza.

Yo soy sostenible. ¿Soy sostenible? ¿Debo ser sostenible?

Yo soy alguien que quiere que se sigan contando cosas que no se cuentan en otros lugares.

Yo soy una posibilidad.

EN EL FUTURO 

Escucharé e intentaré conectar con conceptos tales como intertransversalidad, gobernanza, horizontalidad, autoinnovación,…

Me relacionaré con el territorio desde la sensibilidad y la intuición.

Haré más Magdalenas para la creación contemporánea pero no me olvidaré de que la infancia y la juventud también necesitan Magdalenas.

Seguiré peleando por la internacionalización y porque el INAEM nos trate como merecemos.

En el futuro seré un lobby, bueno…un lobito.

En el futuro seguiré un Plan Estratégico.

EN EL FUTURO VAIS A FLIPAR”.

Perfil del autor
ANDREA TORRES
Andrea Torres es periodista cultural freelance (Universitat de València, 2007-12), bailarina y creadora. Como periodista se ha especializado en el sector de las artes escénicas y destaca su trabajo en publicaciones especializadas como Mètode, The Lighting Mind y Red Escénica; así como en organizaciones, ferias y festivales del sector cultural como IETM Valencia, la Red de Teatros Alternativos, Fira esFERa, Fira del Llibre València, G.O.L. y creador.es. Asimismo, también ha coordinado la prensa y la comunicación para varias compañías como La Coja Dansa y Dannunzio/Meinhof/Molina. Como bailarina y coreógrafa gana el I Premio del Certamen Coreográfico de Calamonte Joven en 2014 y ha trabajado en diferentes compañías de danza y teatro como Leipziger Tanztheater (Leipzig, Alemania), La Com_ún (Valencia), Cía La Farsería (Valencia), Beaches (Vitoria/UK), Espacio Latente (Valencia), Raquel Madrid (Sevilla), Cia Manuela Nogales (Sevilla), Cia Natalia Fernandes (Madrid/Brasil) y Teatro de Lo Inestable (Valencia). Desde 2016 es cofundadora de la cia de danza-teatro Dunatacà creando las siguientes producciones SeyahatMUUchachitasVOCESInCom y Siri, ¿tú qué piensas?, con las que ha girado a nivel nacional e internacional.

Andrea Torres es periodista cultural freelance (Universitat de València, 2007-12), bailarina y creadora. Como periodista se ha especializado en el sector de las artes escénicas y destaca su trabajo en publicaciones especializadas como Mètode, The Lighting Mind y Red Escénica; así como en organizaciones, ferias y festivales del sector cultural como IETM Valencia, la Red de Teatros Alternativos, Fira esFERa, Fira del Llibre València, G.O.L. y creador.es. Asimismo, también ha coordinado la prensa y la comunicación para varias compañías como La Coja Dansa y Dannunzio/Meinhof/Molina. Como bailarina y coreógrafa gana el I Premio del Certamen Coreográfico de Calamonte Joven en 2014 y ha trabajado en diferentes compañías de danza y teatro como Leipziger Tanztheater (Leipzig, Alemania), La Com_ún (Valencia), Cía La Farsería (Valencia), Beaches (Vitoria/UK), Espacio Latente (Valencia), Raquel Madrid (Sevilla), Cia Manuela Nogales (Sevilla), Cia Natalia Fernandes (Madrid/Brasil) y Teatro de Lo Inestable (Valencia). Desde 2016 es cofundadora de la cia de danza-teatro Dunatacà creando las siguientes producciones SeyahatMUUchachitasVOCESInCom y Siri, ¿tú qué piensas?, con las que ha girado a nivel nacional e internacional.

Post a Comment