TOP
LA VIDENTE DE MANHATAN, foto de Raquel Payá

La vidente de Manhattan de Elcoshow – Artea

Picaresca contemporánea

Fecha de la representación: 25 de noviembre de 2021. Fecha de la crítica: 26 de noviembre de 2021. Lugar: Artea Espai

El valenciano Jesús Manzano es un hábil guionista y un excelente cómico, con una buena capacidad para la sorpresa, tanto verbal como visual. No para de trabajar: lo hemos visto en televisión trabajando en El Hormiguero de Pablo Motos, como en la radio con Carlos Alsina, en numerosas participaciones en Comedy Central y en otros programas y espectáculos. Su presencia en las carteleras como cómico monologuista es semanal.

LA VIDENTE DE MANHATAN, foto de Raquel Payá

Pero apenas se conoce su labor como autor teatral. Hace cinco meses teníamos la oportunidad de analizar La comedia de la vida, un buen trabajo divertido y con toques muy curiosos interpretado por Lola Moltó y Marta Chiner y estrenado en el teatro Talía. Era una magnífica comedia con estas dos excelentes actrices valencianas. El texto destacaba por su continua irrupción de gags. Pero también tiene libretos anteriores estrenados en Madrid compuestos junto a Pablo Velasco, como Los profesionales, una experiencia gastronómica y ultratrateatral, según el programa de mano, con Fran Perea en el reparto, y Yo y mi circunstancia. Antes, en 2014, ya había estrenado en Valencia, en la sala Flumen, un texto propio titulado Amor pactado. Lo cierto es que en el género de la comedia hay que reconocer su aptitud, su oficio y su experiencia, su capacidad de trabajo y su habilidad para hacer reír al espectador con un estilo definido por la sucesión de situaciones en cascada.

La vidente de Manhattan, producción de Elcoshow y la sala Artea, es una comedia que demuestra este dominio del género ya visto en La comedia de la vida. Se trata de una historia muy bien trazada y ordenada llena de sorpresas cuyo máximo mérito es que no son nada previsibles, como sí ocurre en otras comedias. Los chascarrillos y referencias actuales abundan, incluso como crítica social, y si bien algunas son muy de gusto popular, otras destacan por su ingenio. Esto es una buena combinación para atraer tanto a un público con diferentes grados de exigencia.

LA VIDENTE DE MANHATAN, foto de Raquel Payá

El argumento nos presenta a una vidente famosa con una nutrida agenda  de clientes a la que  visita una conocida influencer con miles de  seguidores. Después una camarera de bar, que no sale muy bien parada con varios accidentes a lo largo de la obra. Curiosamente, a ambas les ocurre lo predicho por la vidente siempre.  Posteriormente aparece Tom, un hombre que dice ser escritor y lleva guitarra enfundada en la mano. Supuestamente. ¿Habrá feeling y amor entre Berta y Tom? ¿Qué pasa con la vidente? Nada es lo que parece y lo que parece no lo es. Hasta aquí podemos llegar con el argumento.

La estructura en cinco actos concisos y precisos en duración, los impares en casa de la vidente y los pares en el bar, demuestra el orden existente. Una comedia depende fundamentalmente de la racionalidad de un orden consistente para evitar el caos insípido y la chabacanería. En La vidente de Manhattan no apreciamos una comedia caótica en ningún momento. Todo sucede conforme al esquema causa-consecuencia perfectamente y los personajes tienen su carácter bien formado además de evolucionar hacia… (spoiler no, por favor). La influencer es un modelo de su “especie” y nos sirve para observar algunas actuaciones absurdas de la vida cotidiana. La vidente tiene su chispa convincente. Los diálogos del primer acto entre ambas van elevando la trama por su buena construcción, hasta la aparición de una tercera clienta que parece tener el mal de ojo y a la que despachan raudas. En el segundo en el bar, prosiguen las desgracias de la camarera, Berta espera y aparece Tom. Creo que aquí debemos parar por respeto al público. Son demasiados avatares y sorpresas como para ser chivatos.

Excelente la dirección de Víctor Lucas. Llena de trucos excelentes como la vibración de la escenografía de la casa de la vidente cuando pasa el tren, recurso que recuerda a la película Manhattan de Woody Allen, además de a otras obras (me evoca el paso del tren en Doce hombres sin piedad también). Muy hábiles las proyecciones y muy graciosas las introducciones con la voz en off de ambientación cómica. Una dirección que recuerda a la anterior suya de ¿Estás ahí?, la obra de Javier Daulte estrenada por la sala Off y que vuelve este mes de diciembre. La gracia y la simpatía de Víctor Lucas está presente también en la plástica escénica y en el ritmo, entre el sosiego y el acto sorpresivo repentino. No es una dirección desordenada ni alocada precisamente: hay un control absoluto del texto y de cada paso escénico.

LA VIDENTE DE MANHATAN, foto de Raquel Payá

Tener a Alejandra Garrido en el reparto es una garantía. Posee un enorme oficio en las tablas. Se maneja bien en cualquier género y en la comedia es hábil en el intercambio de  frases con doble sentido. Iris Lezcano consigue convencernos de los giros de personaje, tanto con la afectación inicial como con los dos cambios hacia la verdadera identidad de Berta. Jesús Manzano no es un punto débil precisamente: su carácter timorato esté perfectamente expresado, y en todo momento vemos sus dudas y sus deseos reales difuminados por las circunstancias. Sorprende mucho Ana Dayo por su enorme vis cómica, sobre todo como sufrida víctima de las predicciones, hasta la sorpresa del quinto acto. Un reparto muy sólido para el avance de la comedia con unas interpretaciones suculentas y equilibradas. Y con un vestuario de Jairo Carrasco que aporta la verosimilitud necesaria, con cambios excelentes según  momento y personalidad adquiridas.

También es destacable la escenografía de Dora Piles. Bien creada y construida para que los mismos elementos sirvan para crear los dos escenarios de la acción. Un fondo con unos cristales donde vemos pasar imágenes de Nueva York, incluyendo Broadway y Manhattan, llena mucho la acción. Pero destaca sobre todo el sofá convertido en barra de bar y el cambio a estantería de vasos en la pared. Muy conseguido, como la iluminación de Gulle Escartí.

Una buena comedia que esperamos tenga un buen recorrido. Conserva ese sabor de la grn comedia de toda la vida pero nos habla del hoy y desde el hoy. No es fácil encontrar un libreto equilibrado con buenos intérpretes para una ejecución que aumente el interés a medida que transcurren los minutos. Comedia de destinos insospechados donde discurren el amor, la falsa y verdadera identidad, la trampa, la avidez de dinero y tantos temas sumamente humanos, con unos buenos diálogos y trucos.

Un trabajo nada fácil que permite pasar una gran tarde divertida. Enhorabuena porque la comedia es un género muy difícil.

FICHA ARTÍSTICA

Autor: Jesús Manzano. Reparto: Alejandra Garrido, Iris Lezcano, Jesús Manzano y Ana Dayo. Dirección: Víctor Lucas. Escenografía: Dora Piles. Vestuario: Jairo Carrasco. Regidora: Ana Dayo. Iluminación y Sonido: Guille Escartí. Diseño gráfico, cartel y dossier: Deborah Lucas. Producción Ejecutiva: Elcoshow.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment