TOP
NINGÚ MORIRÀ DESPRÉS DE MI DE JULIA IRANGO. FOTO DE PAU GAYA

2. #DiariMigrats: Colectivo Laincendiaria, Elsa Moreno, Javi Valls

Ciclo: V Migrats dansa 2021. Espai Inestable. Data d’estrena: 18 de noviembre 2021. Data de la crítica: 19 de novembre de 2021.

En aquesta primera sessió compartida de Migrats hem vist tres obres breus (quina meravella que, quan s’encarrega una peça breu, les artistes les facen breus) que segurament no podrien haver sigut més diferents entre si.

Com els crítics només parlen de si mateixos a través de les obres dels altres, jo començaré la meua labor recentment estrenada parlant de mi sense parlar de les obres que vaig veure: vaig arribar tard, a tota pastilla, saltant del taxi com en les pel·lícules de narcotraficants. Per tant, m’enfronte a l’obra de Col·lectiu Laincendiaria, Mi perra se llama igual que tú, sense saber com ha començat i, sense aquesta informació, comence a imaginar-me que no hi ha millor manera de plasmar la impossibilitat de la sincronia d’un duo que intentant-ho a mort. I a mort és sense pietat, amb fraseig ràpid, difícil, contrapuntístic, amb pauses de les perilloses i arrancades sobtades. Així, en aquesta absoluta igualtat pretesa, una arriba abans, l’altra després, l’una es llisca i l’altra es colpeja. Totes hauríem dit que ballaven la mateixa coreografia, però en realitat això no existeix. Mai s’és més particular que quan intentes fer el mateix que qui tens al costat. L’estructura es remata amb un joc de telepatia de pentinats en el qual es fa més visible que ballar amb algú no et fa llegir-li la ment i amb unes projeccions que vés-te tu a saber què fan ací si no és per a combinar les referències absolutament dispars que aquestes dues fake bessones posseeixen en la seua motxilla.

I de sobte saltem a Lastre: yo no soy bailarina d’Elsa Moreno, que han de ser diverses perquè està ara mateix en totes les mogudes, i hem d’acordar-nos que igual té 21 o 22 anys perquè, quan parla, les seues paraules ens arriben des d’una maduresa i profunditat impròpia d’una post-adolescent. El tema i la manera d’abordar-ho des del cos, afortunadament, sí que correspon a una persona molt jove. Aquest tipus de peces ens recorden que moltes ens hem dedicat a la dansa per a salvar la nostra vida o, en el pitjor dels casos, moltes hem acabat així després d’enfrontar-nos amb la dansa. També és una peça de les quals, als 30 anys, te la poses per a acordar-te i et vols morir de la vergonya, perquè els despullaments emocionals donen molta vergonya al temps d’haver-los realitzat. Elsa es fa acompanyar d’una música i unes llums molt encertades que acompanyen la seua representació de l’ansietat a la perfecció, i per això podria haver apostat per una altre tipus de corporalitat menys lligada a aqueixos signes que associem amb aquesta ansietat (per a no anar amb tot a favor, per a oferir un contrast), però a veure qui li diu a una “jovenaça” que es prenga les coses amb calma…

I acaba la sessió amb Javi Valls que dirigeix a una tribu de frikis en Antojo. Delirio. Estafa. És reconfortant saber que, des de la dansa, no només no ens escandalitzem per això, sinó que ho donem per fet. M’agrada molt que tot el teatre estiguera a favor dels elements, de les bogeries, de les provocacions. Això és un arma de doble tall, perquè les provocacions han de superar el llindar d’aguant del públic, i si el públic no sent ni mig fregat aqueix llindar,  li deixes un poc a mitja faena. L’estructura d’un sol després de l’altre s’intueix des del principi i és perillosa, perquè no hi ha res pitjor que saber per endavant el que passarà, però les intèrprets són tan divertides, tan genials en les seues propostes, tan poc pretensioses però tan espurnejants, que li ho compres amb alegria.

Jo continue pensant que, si en aquesta comunitat hi haguera alguna cosa semblant a observadors a la recerca de les noves feres de l’escena, no haurien de perdre’s Migrats. Perquè ací es malbaraten ganes, creativitat, noves aproximacions, dansa en brut. I d’aqueix estem molt escasets. La gent àvida de teatre ha rejovenit, i hem d’oferir-li peces concordes a les seues noves mirades.


///////

En esta primera sesión compartida de Migrats hemos visto tres obras breves (qué bien que, cuando se encarga una pieza breve, las artistas las hagan breves) que seguramente no podrían haber sido más distintas entre sí.

Como los críticos solo hablan de si mismos a través de las obras de los demás, yo voy a empezar mi labor recién estrenada hablando de mí sin hablar de las obras que vi: llegué tarde, a toda pastilla, saltando del taxi como en las películas de narcotraficantes. Por lo tanto, me enfrento a la obra de Colectivo Laincendiaria, Mi perra se llama igual que tú, sin saber cómo ha empezado y, sin ese dato, empiezo a imaginarme que no hay mejor manera de plasmar la imposibilidad de la sincronía de un dúo que intentándolo a muerte. Y a muerte es sin piedad, con fraseo rápido, difícil, contrapunteado, con pausas de las peligrosas y arranques de los súbitos. Así, en esa absoluta igualdad pretendida, una llega antes, la otra después, la una se desliza y la otra se golpea. Todas hubiéramos dicho que bailaban la misma coreografía, pero en realidad eso no existe. Nunca se es más particular que cuando intentas hacer lo mismo que quien tienes al lado. La estructura se remata con un juego de telepatía de peinados en el que se hace más visible aún que bailar con alguien no te hace leerle la mente y con unas proyecciones que vete tú a saber qué hacen ahí si no es para combinar las referencias absolutamente dispares que estas dos fake gemelas poseen en su mochila.

Y de pronto saltamos a Lastre: yo no soy bailarina de Elsa Moreno, que deben ser varias porque está ahora mismo en todos los saraos, y tenemos que acordarnos que igual tiene 21 ó 22 años porque, cuando habla, sus palabras nos llegan desde una madurez y profundidad impropia de una postadolescente. El tema y la manera de abordarlo desde el cuerpo, menos mal, sí que corresponde a una persona muy joven. Este tipo de piezas nos recuerdan que muchas nos hemos dedicado a la danza para salvar nuestra vida o, en el peor de los casos, muchas hemos acabado así después de enfrentarnos con la danza. También es una pieza de las que, a los 30 años, te la pones para acordarte y te quieres morir de la vergüenza, porque los desnudamientos emocionales dan mucho reparo al tiempo de haberlos realizado. Elsa se hace acompañar de una música y unas luces muy acertadas que acompañan su representación de la ansiedad a la perfección, y por eso podría haber apostado por otro tipo de corporalidad menos ligada a esos signos que asociamos con dicha ansiedad (para no ir con todo a favor, para ofrecer un contraste), pero a ver quién le dice a una jovenaza que se tome las cosas con calma…

Y acaba la sesión con Javi Valls dirigiendo a una tribu de frikis en Antojo. Delirio. Estafa. Es reconfortante saber que, desde la danza, no sólo no nos escandalizamos por esto sino que lo damos por hecho. Me gusta mucho que todo el teatro estuviera a favor de los elementos, de las locuras, de las provocaciones. Esto es un arma de doble filo, porque las provocaciones tienen que superar el umbral de aguante del público, y si el público no siente ni medio rozado ese umbral, pues te quedas un poco a medio polvo. La estructura de un solo después del otro se intuye desde el principio y es peligrosa, porque no hay nada peor que saber de antemano lo que va a pasar, pero las intérpretes son tan divertidas, tan geniales en sus propuestas, tan poco pretenciosas pero tan chispeantes, que se lo compras con alegría.

Yo sigo pensando que, si en esta comunidad hubiese algo parecido a ojeadores en busca de las nuevas fieras de la escena, no deberían perderse Migrats. Porque ahí se derrochan ganas, creatividad, nuevas aproximaciones, danza en bruto. Y de ese estamos muy escasitos. La gente ávida de teatro ha rejuvenecido, y tenemos que ofrecerle piezas acordes a sus nuevas miradas.

Títol: Lastre: yo no soy bailarina. Creadora: Elsa Moreno Calabuig. Creació, text i interpretació: Elsa Moreno Calabuig Producció sonora: Recipiente Fotografia: Claudia García de Mateos Sanchis. Disseny i tècnic de llums: Vicent Xavier Bosch Dolz

Títol: Antojo. Delirio. Estafa  Creador: Javi Valls  Idea, creació i direcció: Javi Valls Intèrprets: Paula Arrieta Román, Rosaría de Gregorio, Lorenzo Avolio, Javi Valls i Elina Lazou Veu: María Martí Blasco i Mauro Cyan Vestuari i llums: Javi Valls

Títol: Mi perra se llama igual que tú Creadora: Colectivo LaIncendiaria: Rebeca Barroso Tejada y Sara Fondevila Quintas. Coreografia i interpretació: Rebeca Barroso Tejada i Sara Fondevila Quintas

Perfil del autor
Santi de la Fuente

Licenciado en Historia del Arte (más Certificado de Aptitud Pedagógica), Máster en Gestión de Artes Escénicas y titulado superior de Danza por la Facultad de las Artes de Altea. Desde 2004, codirige la compañía La Coja Dansa junto con Tatiana Clavel. La compañía ha estado presente en festivales de toda España y en Egipto, Francia, Alemania, Brasil, República Checa, Portugal o Marruecos. Sus obras han participado en circuitos como el de la Red de Teatros Alternativos y en programas como Danza a Escena. También gestiona la Asociación A Contar Mentiras dedicada a la pedagogía y al apoyo de compañías de danza contemporánea. Desde 2014 es profesor en el Conservatori Superior de Dansa de València.

Licenciado en Historia del Arte (más Certificado de Aptitud Pedagógica), Máster en Gestión de Artes Escénicas y titulado superior de Danza por la Facultad de las Artes de Altea. Desde 2004, codirige la compañía La Coja Dansa junto con Tatiana Clavel. La compañía ha estado presente en festivales de toda España y en Egipto, Francia, Alemania, Brasil, República Checa, Portugal o Marruecos. Sus obras han participado en circuitos como el de la Red de Teatros Alternativos y en programas como Danza a Escena. También gestiona la Asociación A Contar Mentiras dedicada a la pedagogía y al apoyo de compañías de danza contemporánea. Desde 2014 es profesor en el Conservatori Superior de Dansa de València.

Post a Comment