TOP
AL RASO_Laura Bañuelos y Sara San Gregorio_Veranos de la Villa 2019

MIRADA DE MARAL KEKEJIAN

FRANKENSTEIN o cómo robar el fuego a la realidad

Real Academia de España en Roma, noviembre 2021

Como si de un ritual prometeico se tratase, Maral Kekejian ha repetido experiencias a lo largo de su carrera profesional que ha querido compartir aquí. Una y otra vez pasando por lugares ya conocidos que hacen que el aprendizaje sea inevitable. Y ¿qué ha aprendido? Pues que “no podemos quedarnos solamente con los teatros, con los museos o con las salas de conciertos; podemos ocupar esos (otros) lugares que no nos han sido concedidos para interlocutar, crear o presentar en lo que creemos y proponemos

Cuando el profesor Víctor Frankenstein después de años de estudio sobre filosofía natural, los procesos químicos y la descomposición de los seres vivos, pasa meses intentando crear a su pobre monstruo y dotarlo de vida, todos sus aprendizajes pasan a la acción de una forma precipitada y poco consciente. Un cuerpo gigantesco y desproporcionado, un engendro creado a partir de restos humanos recogidos de la sala de disección del depósito de cadáveres y de restos de animales del matadero, junto a saber qué proceso químico vinculado a algún cachivache con un alto voltaje eléctrico, resultan algo tan horrendo para su creador que lo que decide en un primer momento es rechazarlo, hacer como si no lo hubiese creado y apartarlo de él. Mary Shelley nos describe de una forma hermosa y detallada las consecuencias de su acto de rebeldía hacia la naturaleza y la realidad, de ahí el símil con Prometeo.

Después de casi 20 años trabajando para diferentes instituciones culturales privadas, aunque todas ellas con una vocación social y pública importante, en el otoño de 2015, Jesús Carrillo D.G. de Programas y Actividades Culturales del Aytto. de Madrid, me invita a dirigir la Campaña de Navidad y la Cabalgata de Reyes Magos de 2015-2016. En ese momento no sabía en la que me estaba metiendo, y no sabía que el hecho de aceptar ese trabajo cambiaría el curso de mi práctica profesional. El campo de acción cambió y no fui consciente de ello hasta más tarde, tenía una buena experiencia en la gestión y en la programación artística para ejecutar el encargo, sobre todo por mi trabajo en La Casa Encendida como coordinadora del Área de Artes Escénicas durante 10 años. Estaba preparada para hacer el trabajo, pero no para prever las complejidades del ámbito de lo público, de lo político, lo identitario o tradicional y sobre todo lo que implicaba programar en el espacio público.

Todos mis saberes sobre las reglas de lo escénico como lenguaje y como espacio cultural, mi inconsciencia y mi deseo por proponer al contexto desde un lugar nuevo crearon un engendro público, una inconsciente y apasionada guerra cultural. Se tomaron decisiones que viraron el curso de la tradición navideña, retransmitida cada año por RTVE, como fue poner al primer hombre de color a representar la figura de Baltasar. Sustituir a los concejales de personificar a los Reyes Magos, y de proclamar a nivel nacional un discurso político oculto tras el mensaje de los Reyes Magos a los niños por profesionales del mundo de la cultura. También se suprimió en el desfile del 5 de enero por el Paseo de la Castellana la presencia de animales: ni ocas, ni elefantes, ni camellos… Además los patrocinadores no definieron el contenido de la Cabalgata y fueron los artistas y el equipo de dirección, los que elaboramos los contenidos de la misma. Si decidí, como responsable última del proyecto artístico, de manera consciente vestir a los Reyes Magos de una forma más actualizada y vinculada al imaginario infantil, quería crear una imagen más contemporánea sobre ellos para renovar la tradición pero sin alterar sus reglas. Esa decisión urgente y jovial, provocó una guerra cultural bastante original, las redes sociales esparcieron la opinión pública a una velocidad increíble. La precursora de generar la polémica nacional fue Cayetana Álvarez de Toledo con: “no te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena” en un twitter que corrió como la espuma y el cual creó una escisión entre la población que lo apoyaba y la que no, pero sobre todo creó una mirada nueva y pública sobre lo que habíamos querido contar que difería de nuestros objetivos. Su hija de seis años le había dicho “Mamá, el traje de Gaspar no es de verdad”.

Tras lo sucedido, decidí permanecer en silencio y esa fue la recomendación que di al resto del equipo de la Cabalgata, no hablar con ningún medio de comunicación. Nosotros habíamos hecho nuestro trabajo, y ahora les tocaba a los políticos posicionarse con respecto a lo sucedido. Yo sabía que no era que lo hubiésemos hecho mal, simplemente el juicio estético negativo que emitió parte de la sociedad con respecto a lo que habíamos presentado, determinó la respuesta de la alcaldesa, que quitó hierro diciendo más o menos, que la culpa era de una pandilla de artistas “extraordinarios”, que a ella no le habían gustado los trajes, y que además no sabía lo que estábamos haciendo. Ese 5 de enero de 2016, sin darme cuenta y tras ya 20 años de experiencia profesional, se convirtió en un punto de inflexión para mi carrera, había creado un Frankenstein. Esta visión de los Reyes Magos, era para una gran mayoría un engendro, un monstruo, una desviación de una tradición popular instaurada, y esto era lo último que habríamos querido generar con el trabajo, fue duro entenderlo y aceptarlo. Lo que nos movió fue la ilusión y el deseo profesional de compartir una manera diferente de entender la realidad y sus reglas, queríamos formar parte de ella a una escala mayor de repercusión.

Tuve la suerte de tener una segunda oportunidad, tras varios meses fuera de España, agotada ante el esfuerzo y algo aturdida por lo ocurrido, Santiago Eraso, Director de Madrid Destino, me contrató para dirigir Veranos de la Villa. Acepté el trabajo sin dudarlo. Desde entonces soy una gestora y curadora de Artes Vivas, y me estoy especializando en la creación artística efímera en el “espacio público”, incluyendo, dialogando y responsabilizándome de las connotaciones políticas, sociales e históricas que eso supone. 

Para explicar el desarrollo de este nuevo campo de trabajo, son principalmente tres proyectos los que hasta hoy lo han definido: el primero fue dirigir durante cuatro años el festival Veranos de la Villa. El segundo fue escribir un proyecto para el Ministerio de Cultura llamado FÍSICA, un posible programa de política y acción cultural por todo el territorio español. Y actualmente, estoy finalizando URMA, espacio público y paisaje contemporáneo en la ciudad de Roma, un proyecto personal artístico y de gestión para la beca de la Real Academia de España en Roma. Tres proyectos que encarno desde tres temporalidades: uno que sucedió en el pasado, otro que estoy viviendo en este presente de escritura y otro, un proyecto futurible que se alía con el deseo y lo imposible.

Los tres proyectos se fundamentan en la misma pregunta, ¿cómo hacer preguntas a la ciudad o cualquier demarcación territorial política? La cuestión se perfila principalmente desde la práctica pura y esta genera, con su aridez e invisibilidad añadidas, un nuevo campo de trabajo fértil tanto para la gestión como para la creación artística. Para realizar esa pregunta primero hay que hacer un ejercicio de reconocimiento del territorio sobre el que vas a trabajar. Son tres acciones que se desarrollan de forma simultánea: cuál es la institución que acoge tu proyecto y cómo ésta genera el marco de acción e interlocución. Cuál es la realidad administrativa y política del territorio sobre el que se plantea tu proyecto y cuál es el entorno social que te acompaña desde lo artístico y desde lo social. Toda esta información, la cual yo aprecio como aprendizaje ilimitado,  sirve para luego comenzar a hacer los encargos, invitaciones o distribución de funciones, según el campo de acción responsable.

Para poder explicar mejor mi metodología de trabajo actual, contextualizaré los tres proyectos descritos y presentaré ejemplos de cada caso: 

1.- VERANOS DE LA VILLA, sobre cómo hacer memoria de lo vivido.

Entre 2016 a 2019 realicé la dirección artística, de este contexto estivo de carácter municipal, junto a María Ordas en la coordinación y un equipo de profesionales de diferentes ámbitos. El Festival planteó una reformulación del ya clásico programa veraniego, haciendo un proyecto que desarrollaba un plan de estrategia urbanístico, político y cultural en el espacio público de Madrid. Este programa ponía en valor la descentralización, la movilidad y la transversalidad por toda la ciudad y la cultura accesible como servicio público. Un programa de dos meses, que incluía la periferia urbanística, social y artística, pero que no dejaba de apoyarse en las instituciones, públicos y creadores más reconocidos por el ámbito cultural. Todo este combinado generaba como resultado un discurso cultural y político ampliado y contemporáneo, que desarrollaba de manera consciente lo que yo llamo “el arte de estar juntos” en el espacio público.

CARTEL VERANOS DE LA VILLA 2018_MICOL TALSO
MAPA VERANOS DE LA VILLA_MADXMAD_OFICINA DE ARQUITECTURA

La actividad que me gustaría compartir y explicar como ejemplo de Veranos de la Villa es: “Al Raso”. Una acción programada en 2019 que muestra la dificultad y el aprendizaje que fue trabajar con la ciudad desde dentro de su estructura, más allá de la institución cultural.

“Al Raso”, fue una invitación a dos artistas, Laura Bañuelos y Sara San Gregorio que aunque nunca habían trabajado juntas, tenían y tienen una práctica que se vincula con el concepto del juego y la infancia desde la construcción de experiencias y espacios de intercambio para diferentes contextos sociales y/o culturales. Laura tiene una práctica más vinculada al cuerpo y Sara al espacio.

La primera reunión con ellas fue para proponerles que imaginaran cómo crear una situación de juego a escala ciudad. Ellas debían ponerse a trabajar juntas y devolvernos un listado de imaginarios posibles que se vincularan con su práctica. De todas las ideas que aportaron la que más nos entusiasmó fue la idea de dormir una noche al raso. En ese momento no sabíamos ninguno qué significaba la acción, solamente obedecíamos a un deseo de realizar una acción colectiva nueva para todos y para nuestro entorno.

Desarrollar un proyecto de esta escala es mucho más complejo de lo que puede parecer, organizarlo desde un organismo de representación pública lo convierte en parte de su política. Además, este proyecto cultural incluye un debate social importante sobre la regulación y uso del espacio público. A lo largo de los años algunos gobiernos municipales han intentado crear una normativa que prohibiese la mendicidad y dormir al raso, pero nunca ha llegado a implementarse, es fundamental incluir y reconocer todas las realidades de la ciudad y de sus habitantes desde el derecho a lo público. Nuestra acción respetaba e inevitablemente visibilizaba esta realidad, pero a su vez quería crear otra manera de entender qué puede significar dormir al aire libre en colectivo, una manera ampliada de respetar y preguntarse por cómo usar los espacios públicos y cuales son los deberes, responsabilidades y cuidados de los organismos competentes electos.

Para comenzar a organizar “Al Raso” debíamos crear los parámetros y necesidades de la acción, sabíamos que la primera decisión que teníamos que tomar y que realmente definía la iniciativa era el lugar en el que dormir juntos en la ciudad. Valoramos pasar la noche en el asfalto, pero lo descartamos ya que ponía demasiado en primer término una reivindicación política y no queríamos que fuese la prioridad, y además era demasiado duro y sabíamos que haría demasiado calor. Veranos de la Villa quería hablar del gozo, de festejar la ciudad y de cómo desarrollar el arte de estar juntos, por eso era importante crear una situación que fuese amable y alegre con las personas, con el entorno y con los artistas, y decidimos que lo mejor era buscar un sitio que se vinculase con la naturaleza.

Laura y Sara, junto a todo el equipo de Veranos de la Villa nos pusimos manos a la obra, ¿cómo pasar una noche con 500 personas (muchas de ellas niños) en un parque público? Una importante parte del equipo, era la Oficina de Arquitectura Elii, eran los responsables del plan de estrategia urbana del festival. Empezamos a hablar de cuáles podían ser la necesidades del espacio, cuánta gente podríamos acoger, también calculamos cuántos metros cuadrados de parque eran imprescindibles para llevar a cabo la acción. Había que pensar en una zona de recepción del público, otra para la cena y el desayuno, otra de juego, una para dormir, además de prever cuáles eran las necesidades de seguridad, técnicas de luz y sonido, cuánto personal haría falta … nos pusimos a buscar parques que encajasen en nuestra descripción ideal de espacio.

Con toda esta información la Oficina de Arquitectura Elii nos pasó una lista de seis parques posibles. Desde la dirección del proyecto primero visitamos solas las opciones de espacio, antes de tomar cualquier decisión debíamos tener en cuenta varias cosas: los distritos ya programados y por programar, ya que el festival debía cubrir durante sus dos meses de duración los 21 distritos de la ciudad. Qué relaciones había políticas con el distrito seleccionado, tened en cuenta que era una actividad algo loca y nunca realizada. Quién era el director del parque y si apoyaba nuestra iniciativa. Qué entorno o paisaje queríamos visibilizar, cuáles eran las mejores imágenes futuras para hacer realidad ese imaginario y después recordarlo, etc.

Tras muchos paseos a la carrera (el festival se montaba en 6 meses con un equipo base de unas 12 personas) seleccionamos El Huerto de la Partida, un parque público situado al inicio de La Casa de Campo, junto Puente del Rey, en el distrito de Moncloa-Aravaca. El parque no es grande y cuenta con numerosos árboles frutales jóvenes, el trabajo de paisajismo moderno se estructura a partir de una especie de rivera seca que va marcando la estructura de caminos y arboleda. Las vistas son bellísimas, se ve el Palacio Real, los Jardines del Moro, la Almudena y mucho verde frondoso por la Casa de Campo. La contaminación lumínica nocturna es sutil pero segura y eso nos permitía poder observar el cielo de manera amplia. Los accesos al parque eran tres y podíamos controlar bien los ingresos y salidas para temas de seguridad.

Después nos fuimos al parque seleccionado con Laura y Sara, y mientras ellas planteaban los contenidos artísticos de “Al Raso”, nosotros informamos a los políticos y solicitamos los permisos correspondientes para poder realizar la actividad.  También hablamos con el departamento de control de plagas para que valorase la situación del parque a nivel de bichos e insectos, con los jardineros para que adecuasen el estado del parque, solicitamos que saliese agua corriente de las fuentes, pedimos a los servicios de limpieza y recogida de basuras sus servicios, ya que era un parque usado principalmente por vecinos con perro.

Mucho del diálogo artístico que mantuvimos con Laura y Sara, fue sobre cómo intervenir una propuesta tan potente sin convertirla en algo artificial, era muy importante que todo el mundo fuese consciente de la situación, de su belleza y debíamos dar el espacio y el tiempo para observarla, para jugar con ella, teníamos que disfrutar del presente juntos. Nos dimos cuenta que la ficción se generaba desde una forma nueva de dialogar con la realidad, de proponerle y transformarla pero debía ser delicada y consciente. Considerábamos tan valioso el poder pasar una noche juntos, que lo que se propuso a nivel artístico tenía que ver con jugar, comer y dormir juntos en un parque del centro de Madrid junto a 500 ciudadanos, muchos de ellos niños. Las acciones que propusieron Laura y Sara pivotaban todo el rato entre esos tres verbos: nanas, cuentos, juegos con luces en la noche, pintar el asfalto con tiza, cenar juntos en la pradera, montar la zona de dormir, escuchar la noche, ver las estrellas … 

Esta fue la convocatoria pública para invitar a la gente a que viniese:

AL RASO. Proyecto comisariado por Laura Bañuelos y Sara San Gregorio. Sábado 27 y domingo 28 de julio de 2019. Horario de 20.00 a 08.30h. Espacio:  Huerta de la Partida. Distrito Moncloa- Aravaca.

Ciudad y naturaleza no siempre son conceptos o vivencias opuestas. Las noches de verano en la ciudad se asocian a pasar calor en la habitación o a salir a tomar algo en las terrazas. ¿Pero qué pasa si pasamos una noche al raso en un parque urbano? El rumor de la ciudad sin duda estará presente, aunque sea a lo lejos, pero también el olor de la tierra seca o el canto de los grillos, y si el cielo lo permite, la luz de las estrellas. Al raso es una invitación a dormir al aire libre, al arrullo de nanas y cuentos, para descubrir que en la ciudad la naturaleza también ocurre y que en ella también hay espacios y formas de estar fuera del asfalto, recuperando el espíritu lúdico y de contemplación que muchas veces la urbe nos hace olvidar. Invitamos pues a todos (y en especial a los niños y niñas para que traigan a sus mayores) a pasar esta noche juntos en el Huerto de la Partida, donde todos los tipos de familias son bienvenidos.

  • Para participar en esta propuesta y pasar la noche necesitarás traer esterilla, saco de dormir, linterna y cualquier otra cosa que necesites para descansar cómodamente.

 VIDEO AL RASO

Veranos de la Villa, fue la oportunidad de mezclarnos dulcemente en la realidad y su política, sin dejar de ser propositivos y contemporáneos. La escala municipal del proyecto nos permitía desarrollar y compartir “el arte de estar juntos” con la ciudad, con los ciudadanos y con los artistas. Fue pensar el espacio público como algo que muta, que está vivo y que se instituye como espacio común, de experiencia y también como recuerdo que construye una propiedad inmaterial colectiva.

2.- FÍSICA. CULTURA CONTEMPORÁNEA Y PAISAJE. Sobre compartir lo proyectado y no realizado.

Este proyecto fue escrito durante el verano y otoño del año 2019 y nunca sucedió, pero si asentó muchas de las líneas de trabajo de mi práctica actual y me ayudó a aplicar desde un lugar nuevo mi experiencia de los años anteriores en el Ayuntamiento de Madrid. La escritura de este proyecto, fue por un lado una rápida investigación sobre aplicaciones artísticas internacionales en el territorio, más allá de sus demarcaciones políticas, a la largo de la historia y un posible programa de 3 años de programación en la península, invitando a artistas nacionales principalmente del mundo de las artes escénicas a que practicasen la creación fuera de las instituciones culturales. El proyecto fue escrito en colaboración de gran parte del equipo con el que había desarrollado Veranos de la Villa. La idea de FÍSICA era fundar una línea de acción político cultural a nivel estatal de la mano del Ministerio de Cultura español fuera de los edificios institucionales. 

La mejor manera de explicar FÍSICA es compartir parte de lo que escribimos y proyectamos, imaginarios aún hoy irrealizables pero que también forman parte del presente:

FÍSICA es un proyecto de cultura contemporánea que quiere lanzar una mirada sobre el conjunto del territorio español y sus fronteras para generar un ámbito nuevo de diálogo, reflexión y creación. Un proyecto que pretende poner en relación el espacio físico con el paisaje cultural y humano, atendiendo a las características singulares de cada lugar (históricas, sociales, medioambientales, económicas y culturales).

FÍSICA tiene como objetivo generar las condiciones para hacer legible nuestra realidad desde otras posiciones, prestando atención a los lugares abandonados u olvidados, aquellos que han sido vaciados de sentido y a los que se les ha privado de historia. Paisajes invisibles que pueden revelarnos algo que no conocíamos al permitirnos alumbrar otros imaginarios.

Para ello el proyecto pretende desplegar una serie de intervenciones artísticas, muchas de ellas efímeras, por todo el territorio español y sus fronteras. Una selección tentativa de lugares sobre los que intervenir artísticamente sirve de marco para el proyecto (adjunto mapa). FÍSICA quiere hablar sobre “las identidades” siendo conscientes que cada vez están más construidas desde un discurso global y uniforme, y que las ciudades se han convertido en epicentros hegemónicos de la creación y de la vida cultural.

Si enfocamos FÍSICA desde el mundo de la cultura, este no es el proyecto de un teatro, ni de un centro cultural o de un museo, y se aleja de las políticas y de los formatos habituales de las grandes estructuras culturales, pretendiendo crear un nuevo paradigma de acción cultural de ámbito estatal que dote al entramado cultural y artístico de nuevas herramientas y nuevos parámetros para crear arte, reflexión e imaginarios con el fin de que se re-establezcan relaciones con la realidad física y social de los entornos culturales más desatendidos o poco visibilizados. Además busca enriquecer los imaginarios y suscitar afectos que transformen nuestra relación con el territorio, la cultura y las propias instituciones, se trata, en definitiva, de generar deseo en la realidad, en nuestra historia, en nuestro patrimonio, en nuestros entornos, nuestros ecosistemas y nuestra geografía, multiplicando así los contextos para la creación y la cultura.

Si la física se encarga de poner en diálogo la materia, el tiempo y la energía, este proyecto pretende hacer lo mismo, pero creando una física cultural: hacer dialogar el paisaje natural con los paisajes artificiales, intervenidos y creados. FÍSICA debe dialogar con organismos de muy diferentes escalas (ministerios, comunidades autónomas, ayuntamientos, propietarios privados, fundaciones…) e ir en busca del conocimiento de antropólogos, historiadores, geólogos, biólogos, astrónomos, meteorólogos, guardas forestales, ingenieros… Se trata de poner en diálogo muchas capas de la realidad con la idea de ‘cuidar’ al otro (curare), con la idea de que los espacios que surgen entre esos otros, esos cuidados y esos diálogos son espacios realmente interesantes y constructivos. Cuidar la naturaleza y dialogar con ella; cuidar y dialogar con los habitantes de cada lugar, conocer su historia, sus costumbres, sus inquietudes; que se sientan convocados e implicados; cuidar a los artistas, siendo conscientes de que son los responsables de transformar la mirada colectiva y los que instauran en cada época modelos nuevos de visión desde donde inventar el futuro.

Se trata de un proyecto de curaduría con vocación de servicio público. Sus objetivos no están relacionados con el turismo, ni las políticas de desarrollo, ni de preservación del patrimonio pero somos conscientes que debemos trabajar con todos para hacer un proyecto plural. 

Somos conscientes de que FÍSICA no sabe lo que va a producir, esta debe entregarse a la realidad, la cual no se controla ni se fija, se dialoga y aprende de ella, y esta debe incorporarse a lo que se produce. FÍSICA se piensa como una bola de nieve de experiencias y saberes, que crece … No es superficie, es un valiente y sensible relieve que muta,  que se contrae y dilata, amorfo y nómada según su necesidad y la situación. No pretendemos permanecer en el tiempo y su física, queremos permanecer en el recuerdo, en el espacio mental, el espacio de tradición/transmisión oral y de tradición/ transmisión audiovisual llegando a formar parte del nuevo patrimonio inmaterial de nuestro país.

Me gustaría compartir, para explicar un poco mejor este proyecto tan complejo y quijotesco, cual fue nuestra categorización de posibles “paisajes”, y además añadir nuestra selección (dificilísima) de lugares aplicados a cada categoría. A cada uno de estos espacios le hubiera correspondido un artista o artistas que hubieran contado con la dotación económica e infraestructural específica para producir sobre obra para ese lugar.

2a_MAPA FÍSICA_OFICINA ARQUITECTURA ELII_2019-2_RETOCADO

Fue precioso imaginar FÍSICA, el deseo de seguir haciendo nos impulsó a proyectar cómo podría ser otra realidad cultural estatal, aunque fuese irrealizable, por la escala, por la situación política, porque a lo mejor el proyecto no era todo lo bueno que debiera haber sido o simplemente porque no era el momento para que se desarrollase. Comparto este proyecto como otro de mis posibles Frankenstein, con la suerte o la desgracia, de que muriese en el laboratorio.

“When I became a curator, I wanted to be helpful to artists. I think of my work as that of a catalyst – and sparring partner. It’s worth thinking about the etymology of curating. It comes from the Latin word curare, meaning to take care…”

                                                           Hans Ulrich Obrist, Ways of Curating.

Penguin Books, 2016, UK.

3.- URMA. ESPACIO PÚBLICO Y PAISAJE CONTEMPORÁNEO EN LA CIUDAD DE ROMA. Sobre el presente y la práctica sin distancia.

Este proyecto lo estoy desarrollando desde el 1 de febrero de 2021 y aún hoy, 8 de noviembre de 2021, está en proceso de ejecución y escritura. Es un proyecto personal que se desarrolla durante la beca que he recibido por el Ministerio de Asuntos Exteriores para la Real Academia de España en Roma, en la categoría de museología, comisariado y mediación cultural. El nombre URMA viene de la división y suma de la primera sílaba de URBE, que designa propiamente a la ciudad latina por antonomasia y la suma de la segunda sílaba de ROMA, nombre actual de la ciudad, aunque cuando se fundó se llamaba RUMA que deriva del itálico y que significa colina.

URMA profundiza sobre la misma práctica de gestión y creación de nuevos contextos culturales, basada en el diálogo entre espacio público y creación. Roma es la segunda ciudad que sirve como espacio de investigación y práctica después de Madrid.  En este caso, el proyecto se ha desplegado en tres direcciones que dialogan continuamente. La primera es la investigación sobre espacio público, historia y tradición, y el concepto de creación de lo efímero desde una idea de paisaje contemporáneo y/o de patrimonio inmaterial.  La segunda es crear una propuesta de contexto específico para Roma y para la Real Academia de España en Roma, ambas son las que proponen e interlocutan conmigo, una como escala y realidad política-social y la otra como institución que me acoge y acompaña. En este contexto creado de cero, vuelvo a incorporar conceptos que fueron base de los otros dos proyectos descritos anteriormente: transversalidad, descentralización, accesibilidad y la “extrañeza” de colocarse en el lugar del otro. Se añade además como acepción nueva a mi práctica la idea del tiempo: desde la historia y la construcción de la tradición, desde el presente que se redefine por nuestra relación con la pandemia aunque hoy parezca que está desapareciendo y desde el futuro que construye otra Roma a partir de acciones de ficción.

La tercera parte es práctica, corresponde a lo público y lo que se comparte. URMA ya ha presentado tres acciones, ha recuperado una “leyenda” olvidada, y ha visibilizado una tradición romana que persiste. Las tres acciones creadas son: “Bacio all´aria” una secuencia de un minuto de fuegos artificiales repetida durante una semana, lanzados desde el torreón de la Academia, un lugar privilegiado de la ciudad desde el que se otea gran parte de Roma. La segunda fue “Serata Farmacia”, una silent disco guiada por música electrónica de la mano de tres djs por diferentes cruces de farmacias del barrio del Esquilino. Y la tercera acción “Fi-danzanti o que vivan los novios”, fue una celebración de la boda de Jorge Dutor y Guillem Mont de Palol en la plaza pública de San Pietro in Montorio. La tradición o en este caso leyenda recuperada, ha sido la “Cocomerata de San Bartolomé” en la Isola Tiberina, repartiendo sandías a los romanos y lanzando “angurias” al río Tíber. Y por último la tradición visibilizada, narra como todos los 5 de agosto, en el interior de la Basílica de Santa María la Mayor, llueven pétalos blancos durante la celebración de la festividad de la Virgen de las Nieves, patrona de la basílica.

Pero es que URMA es una investigación sobre lo relacional y cultural en el espacio público de Roma, pero que se ha visto de forma repentina atravesado y ralentizado por la pandemia. Esta nueva situación ha exigido una actitud obediente, debemos cumplir nuevas reglas, pero eso no me ha eximido de tener muchas resistencias hacia ellas. Reflexionar desde el aislamiento y la falta de libertades sobre “el arte de estar juntos”, que es como sigo definiendo mi práctica, ha sido complicado y no he querido renunciar a la idea de convocar al otro. Entonces, ¿cómo hacer preguntas a la ciudad pandémica? La realidad y su vocabulario se han impuesto a la hora de pensar y querer avanzar: toque de queda, distanciamiento social, estado de alarma, cuarentena y sobre todo el miedo al otro, al aire, a la calle, a tocarse. Ha sido una vida llena de restricciones. Unas ya se han ido, otras nuevas aparecen y algunas se instalan sin que nos demos cuenta; muchas, tal vez, para no marcharse. Estar atenta a la realidad y a lo relacional en este periodo ha establecido nuevas visiones nada tranquilizadoras: los grupos de gente significan contagio, la fiesta o la celebración se veían, y aún se ven, como una irresponsabilidad o una falta de civismo … Qué cosas: justamente lo que nos identifica como grupo es aquello que compartimos, y en este caso ha sido un virus el que ha redefinido todos nuestros parámetros sociales.

La acción que quiero compartir de URMA para explicar esta fase de mi práctica es Bacio all´aria, un proyecto que se construye desde las reglas de la pandemia. Consistía en lanzar desde uno de los torreones de la Academia una secuencia de fuegos artificiales de un minuto con un patrón rítmico y visual identificable, creada junto a un músico y un pirotécnico, y que se repetía durante una semana todos los días a la misma hora. Estos besos al aire, fueron y serán, ya que se repetirán en 2022 y 2023, una acción que trabaja sobre la escala ciudad para convocar desde la distancia de los cuerpos. Aprovecha la posición orográfica privilegiada de la Academia, situada en la colina del Gianicolo, siendo uno de los puntos más altos de Roma. Apela a otro tipo de tradiciones que se incorporan a la memoria de la ciudad de manera natural por su repetición, como son las miles de campanas o el cañonazo del Belvedere del Gianicolo que sucede todos los días a las 12h. Y además, quiere unirse a una tradición popular muy arraigada entre los romanos, como es lanzar a diestro y siniestro fuegos artificiales ante cualquier acto que se vincule a una celebración.

La convocatoria pública del proyecto ha sido:

BACIO ALL´ARIA. Una creación de Maral Kekejian en colaboración con el música Aleix Tobías y Pirotecnias Vulcano. Del lunes 30 de agosto al domingo 5 de septiembre de 2021. Del lunes 5 de septiembre al domingo 11 de septiembre de 2022. Del lunes 4 al domingo 10 de septiembre de 2023. Horario: de 22.00 a 22.01h. Lugar: Torreón de la Real Academia de España en Roma.

Bacio all´aria es un gesto cultural de amor repetido hacia la ciudad de Roma y sus habitantes. Un gesto poético de reunión visual pero en la distancia física de los cuerpos. Un gesto formal, una llamada pública lanzada al aire para todos desde cualquier lugar de Roma, sabiendo que hoy el elemento aire emite un mensaje virulento por su carácter propagador. 

Durante 7 días consecutivos de este verano, desde la Real Academia de España en Roma, situada en la Piazza San Pietro in Montorio, en la colina del Gianicolo, se lanzará una breve secuencia de fuegos artificiales que se repetirá cada día a la misma hora.

Bacio all´aria se basa en la continuidad y en la repetición, en los efectos en cadena, en el boca a boca entre vecinos para seguir pensando la ciudad como espacio de convivencia y para percibir el espacio público como lugar de construcción social y cultural. Y, como gesto poético, quiere ayudar a mitigar el desasosiego colectivo, el cansancio y la pérdida de nuevos referentes comunes, intentando, con prudencia, entender y practicar la construcción de nuevas tradiciones que acompañen a las viejas. 

Esta cita, que se suma a las acciones conmemorativas de los 150 años de la Real Academia de España en Roma, tiene la vocación de celebrar el arte de estar juntos en una Roma, como la mayoría de las ciudades del mundo, afectada por la pandemia.

BACIO ALL´ARIA_ Plano de Oficina de Arquitectura ELII_URMA_300PPP
BACIO ALL´AREA de Maral Kekejian_@David_Jiménez_sept 2021

BACIO ALL´ARIA

La Real Academia de España en Roma me ha invitado a seguir desarrollando URMA como parte de su programación durante los dos próximos años con motivo de sus 150 años, y estoy actualmente pensando en las acciones posibles, incorporando elementos nuevos, e invitando a artistas a que compartan esta manera de hacer.

Para finalizar, esta carrera transversal de diálogos y cuidados múltiples que os expongo y comparto de mis experiencias profesionales, espero que colaboren a hacer presente y a pensar en el futuro juntos. Mi práctica cree, con cierto fervor, que es una oportunidad para crear nuevos contextos culturales, nuevos espacios de creación para los artistas, y sobre todo promueven un diálogo ampliado con la sociedad y la estructura que la organiza. La ficción debería formar parte del presente fuera de las instituciones culturales, por eso no nos quedemos solamente en los teatros, en los museos o en las salas de conciertos, ocupemos los lugares que no nos han sido concedidos para interlocutar, crear o presentar en lo que creemos y proponemos, usemos nuestras reglas pero apliquémoslas en el afuera de las instituciones culturales.

Yo sigo corriendo detrás de mi monstruo, lo persigo, pero ya no quiero apartarlo, ni destruirlo, quiero acompañarlo y cuidarlo de manera alegre y responsable. Espero que la muerte desgarradora y triste del Doctor Victor Frankenstein y de su engendro que narra Shelley, haya servido para avanzar en algo, que la ficción y el juego nos sirva para avanzar en el presente. Celebremos poder crear engendros y monstruos para luego dejarles andar solos, que se conviertan en parte de la nueva realidad que avanza.

Perfil del autor
Maral_Kekejian_@Toni Amengual
MARAL Kekejian Hernando

Madrid, 1977

Directora artística de la Cuatrienal de Praga de Escenografía y Espacio Escénico 2021-2023, INAEM, AC/E, AECID, RESAD e Instituto Cervantes. Coordinadora del módulo de Artes Escénicas y Música del Master de Gestión Cultural, UC3M de Madrid. Actual asesora de Artes Escénicas para la convocatoria PICE de AC/E. Comisaria de las PICNIC SESSSIONS 2021, CA2M. Forma parte del Grupo de trabajo cultural “Llanes. Paisajes en folixa”, 2020-2022 (Ayto. de Llanes y F. Daniel y Nina Carasso). Vocal de Teatro del Consejo Estatal de las Artes 2020, 2021(INAEM). Directora Artística de Veranos de la Villa 2016 – 2019 (Ayto. Madrid). Directora Artística de la Campaña de Navidad / Cabalgata de Reyes  2015-2016 (Ayto. Madrid). Directora de Producción de la Compañía Suiza / Española, La Ribot, Ginebra, 2015. Directora del Área de Artes Escénicas, realizando y coordinando los contenidos de música, danza, teatro, performance y programación infantil en La Casa Encendida, Madrid, 2005-2014. Subdirección del Teatro Pradillo. Madrid, 2001-2005. Coordinadora de las Semanas Internacionales de Teatro para Niñas y Niños, Asociación Acción Educativa, Madrid, Lugo y Coruña 1999-2006. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Madrid 1996-200

Madrid, 1977

Directora artística de la Cuatrienal de Praga de Escenografía y Espacio Escénico 2021-2023, INAEM, AC/E, AECID, RESAD e Instituto Cervantes. Coordinadora del módulo de Artes Escénicas y Música del Master de Gestión Cultural, UC3M de Madrid. Actual asesora de Artes Escénicas para la convocatoria PICE de AC/E. Comisaria de las PICNIC SESSSIONS 2021, CA2M. Forma parte del Grupo de trabajo cultural “Llanes. Paisajes en folixa”, 2020-2022 (Ayto. de Llanes y F. Daniel y Nina Carasso). Vocal de Teatro del Consejo Estatal de las Artes 2020, 2021(INAEM). Directora Artística de Veranos de la Villa 2016 – 2019 (Ayto. Madrid). Directora Artística de la Campaña de Navidad / Cabalgata de Reyes  2015-2016 (Ayto. Madrid). Directora de Producción de la Compañía Suiza / Española, La Ribot, Ginebra, 2015. Directora del Área de Artes Escénicas, realizando y coordinando los contenidos de música, danza, teatro, performance y programación infantil en La Casa Encendida, Madrid, 2005-2014. Subdirección del Teatro Pradillo. Madrid, 2001-2005. Coordinadora de las Semanas Internacionales de Teatro para Niñas y Niños, Asociación Acción Educativa, Madrid, Lugo y Coruña 1999-2006. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Madrid 1996-200

Post a Comment