TOP
ENLLUERNADOR DE LA COJA DANSA, FOTO DE Pepín Zurriaga

Enlluernador DE LA COJA DANSA

La seducción es necesaria para el crecimiento

Compañía: La Coja Dansa. Fecha de estreno y representación: 22 de octubre de 2021. Fecha de la crítica: 23 de octubre de 2021.

La Coja Dansa, con Santi de la Fuente y Tatiana Clavel al frente, es una de las compañías valencianas de danza más interesantes por su investigación y búsqueda de nuevos itinerarios, y una estética, un planteamiento y una ejecución técnica peculiares hasta configurar un estilo propio inconfundible. Desde su nacimiento en 2004, fueron pioneros en el uso del audiovisual como elemento dramatúrgico, no solo narrativo o enmarcador, para buscar el impacto en el espectador y su implicación en las preguntas planteadas a lo largo de un montaje porque las respuestas son individuales.

Después la combinación de lenguaje audiovisual y danza de Desgel y de la genialidad de teatro-danza Mèdul.la, uno no imaginaba que La Coja Dansa llegaría más lejos como hizo con los jóvenes intérpretes de ‘enSÒRDIdor’, la obra para público familiar ‘El conte de Persépolis’ y el dueto masculino de ‘LlocJocXoc’. Sin olvidar aquel Alló que segueix que en 2018 dio un formidable repaso de salpicaduras de su trayectoria durante los quince años hasta esa fecha.

ENLLUERNADOR DE LA COJA DANSA, FOTO DE Pepín Zurriaga

Pues aún cabía más innovación: después de reflexionar sobre el sonido o el silencio, en su nueva producción Enlluernador ahora camina hacia la antítesis de luz y oscuridad, con sus huecos para entrever y hallar lo oculto. Se trata de un trabajo a partir de la visión de espacios imperceptibles por la ausencia de luz, y ráfagas de movimiento en la oscuridad. De hecho, arranca con la salida sin iluminación de los cinco intérpretes mientras la joven poeta Elsa Moreno, un valor en alza de la lírica valenciana, camina con un tubo de luz en su mano en sentidos distintos a ellos. La iluminación titubea con el movimiento ejercido mientras los cuerpos se unen en la oscuridad, dejando entrever su fusión en ejercicios de suelo extremadamente complejos. La falta de luz nos permite ver la fantasía desde una postura diferente y cómo el entrelazado corporal compone el crecimiento personal: la seducción hace crecer al individuo, es crecimiento personal. Esta vez no son los audiovisuales sino la iluminación la que establece el juego con los intérpretes.

La sucesión de escenas está sometida en todo momento a este reto de cuerpo y oscuridad, todo lo más luz tenue. La escena del espacio del rayo de luz azul en dirección al público es perfección estética en grado máximo cuando los intérpretes se integran en él. Pero en esa oscuridad es la seducción y el erotismo lo que fluctúa. La presencia de Elsa Moreno pone en conjugación la palabra y la integra con las imágenes visuales, aunque ella también participa en la acción. Quizá precisamente el punto mejorable del montaje es la falta de una buena audición al estar la palabra tapada por el espacio sonoro: necesitaría escucharse mejor porque es fundamental en el montaje.

El riesgo habitual de La Coja Dansa está presente en todo momento, así como esa casa de tubos, esta vez ocupada en su interior por el humo que cubre los dos cuerpos de su interior, y de ella surge un monstruo engullendo cuerpos en la oscuridad. El trabajo tuvo incluso la colaboración de la lluvia el día del estreno. Hay una escena de apertura de la ventana del escenario de la sala Inestable, que da a un patio descubierto. Al abrirla la luz entra desde el exterior. Pero vino acompañada de gotas en un momento donde la lluvia arreciaba con fuerza. Un hecho casual que aún dio vigor a la escena. Por eso las Artes Escénicas tienen la magia del hecho imprevisto.

ENLLUERNADOR DE LA COJA DANSA, FOTO DE Pepín Zurriaga

La seducción es el juego planteado. Y La Coja Dansa consigue que el espectador esté atento a los planteamientos propuestos. La actuación magnífica de los cinco intérpretes, más Elsa Moreno, consiguen ocupar las zonas oscuras con ese estilo de fusión corporal tan marcado por Santi de la Fuente y Tatiana Clavel. Marta García, Paula Romero, Iván Colom, Guillermo Llorens y el propio Santi de la Fuente salen airosos de momentos de extrema complejidad, sobre todo cuando esa fusión obliga a llegar los más lejos posibles en la oblicuidad tanto del cuerpo como de las extremidades. Y hay que ver cómo siguen  creciendo Paula Romero y Marta García: están en un momento de gracia, sobre todo Paula. Sin desmerecer a los bailarines masculinos, solventes para llegar muy lejos en sus posiciones. En el apartado técnico, hay que destacar sobre todo el enorme trabajo de Diego Sánchez en la iluminación, con sus continuos juegos con los focos y los pequeños elementos, dando realce a la oscuridad incluso. El espacio sonoro de Mendoza y  la música de Heezen ofrecen lo necesario para crear el ambiente difuso e inquietante.

El resultado es muy notable y demuestra que La Coja Dansa llega cada en cada montaje suyo más  lejos. Es una compañía valiosa por sus propuestas ingeniosas y llenas de creatividad. Hay que seguir cuidándola, aunque ella ya se cuida sola.

FICHA ARTÍSTICA

Dirección: Santi de la Fuente. Dirección artística: Raúl León (UPV). Coreografía e interpretación: Marta García, Paula Romero, Iván Colom, Guillermo Llorens i Santi de la Fuente Poesía e interpretación: Elsa Moreno. Iluminación: Diego Sánchez. Escenografía: Raúl León (UPV) y Los Reyes del Mambo. Espacio sonoro: Mendoza.  Música: Heezen. Producción: Pepín Zurriaga Imagen y diseño: Pepín Zurriaga.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment