TOP
Foto Albert Pla_Miedo 2.0 (Foto de Nora Lezano)

Miedo 2.0 de ALBERT PLA

Mis terrores favoritos

Compañía: Albert Pla. Lugar de Representación: Espai Rambleta. Fecha de la representación: 1 de octubre de 2021. Fecha de la crítica: 2 de octubre de 2021.

No: no voy a sentir miedo ante la pantalla del folio en blanco. Sobre todo a la hora de definir que Miedo 2.0 de Albert Pla es un espectáculo surrealista de verdad. Escuchamos “esto es surrealista” o “la situación es surrealista” con una frivolidad léxica pasmosa (lo mismo que “plagar”, ahora que vivimos una plaga de verdad llamada Covid-19). Como doctorando, hice un curso de surrealismo español. Leí y consulté unos cien textos y tal como me dijo mi profesor, el objeto artístico surrealista se distingue del absurdo o de otras vanguardias por dos características: el sueño y la escritura automática. ¿Ustedes ven escritura automática y sueño cuando un locutor micrófono en mano dice que la situación de la erupción del volcán de La Palma es surrealista cuando la lava se está llevando por delante hasta la iglesia de la pedanía?

Esta reflexión preliminar sirve de antesala para la determinación descriptiva de Miedo 2.0. Se trata de una nueva versión actualizada de Miedo, montaje estrenado en enero de 2018 en Buenos Aires y que ya nos visitó, con el añadido del temor por los efectos producidos por la pandemia de la Covid-19. La revisión le permite implicar en el espectáculo el miedo a la enfermedad mortal también como medio de implicación del sistema social y el poder en la mentalidad del ser humano, aunque prácticamente todo el montaje es semejante al anterior.

Foto Albert Pla_Miedo 2.0 (Foto de Nora Lezano)

La propuesta es interdisciplinar. El vallesano Albert Pla es un artista completo, no solo un cantautor. Miedo 2.0 es un montaje donde su protagonismo se integra en el audiovisual, el espacio sonoro, el texto, el recitado y su canto. Evidentemente, la rareza, la iconoclastia, lo grotesco, el sarcasmo, lo escatológico, el humor negro y la provocación, tan suyos, son predominantes. No deja de ser políticamente incorrecto e incluso juega con el desprecio al espectador para ganárselo y hacia él como artista, hacia su propuesta y hacia su discurso. Es una estrategia que parte del inicio, donde curiosamente algunos espectadores creyeron que había un bebé llorando dentro de la sala; es un comienzo que ya advierte de las situaciones incómodas o desagradables, provocaciones al espectador, que posteriormente alcanzarán mayor virulencia.

Todo el montaje es una pavorosa excursión teatralizada por los miedos sentidos a lo largo de una vida. El artista es el centro de gravedad de todo el espectáculo. Ese pavor parte de lo visual, pero también contribuye a él la iluminación (o la falta de iluminación como en determinado momento finalizado con susto, dado que el miedo no es lo mismo que el susto) y el espacio sonoro. Todo como un conjunto compacto, sin fisuras, donde aunque el artista y la imagen lleven el peso, no se alcanzaría la brillantez en la comunicación de no ser por la potencia de los medios técnicos. Pocos espectáculos se pueden ver con todos los elementos tan compenetrados.

Foto Albert Pla_Miedo 2.0 (Foto de Nora Lezano)

Desde el nacimiento, con ese llanto del bebé, la infancia, la juventud y la madurez. Para ello se vale de tres planos donde interactuará con el vídeo para vivir situaciones límite pavorosas. Son imágenes donde se despliega una imaginación sin límites, entrando en una ensoñación surrealista, a la que se añade una escritura escénica desde la invención automática. El espectador en la misma montaña rusa que Albert Pla, ataviado con un sudario y botas de agua, cadavérico zombi. Atraviesa desde el principio salas misteriosas, lagos, ciudades y limbos. De niño tiene miedo a ir al parque porque hay un grande que va a matar a los padres. También al circo, con payaso diabólico incluido, razón por la que lo incendia. Los padres son drogadictos y delincuentes y lo recogen para a continuación ir a divertirse atracando un banco. Pero el niño cae en una ciudad en guerra con los niños apresados lanzándose por unos riscos, como aquellos del videojuego. Así va sucediendo el recorrido hasta llegar a escenas donde Pla sale de la imagen para continuar con su discurso. Su voz infantil, tanto en la dicción como en el canto, aparentemente inocente, contrasta con los ambientes en los que choca. La escena del ratoncito Pérez, tan sanguinolenta, es un ejemplo de esos terrores infantiles que mamamos desde la cuna. Como los Reyes Magos metiendo en casa sus camellos.

La escena más brillante es, sin duda, su parodia de ‘Cinco horas con Mario’. El discurso antitético de la madre con el hijo herido mortal produjo las carcajadas de la noche. Entre el supuesto cariño y el insulto al hijo, al que finalmente dice que se lo lleva al bar del hospital a beber y alcohol por supuesto. Es la escena donde Pla ofrece una exhibición interpretativa. Como en su parodia del museo de arte contemporáneo, cuando se encuentra frente a su “cuñado” el rey emérito Juan Carlos I, que en la sala donde está expuesto su cuadro convive con George Washington, Eva Perón y “el puto Che Guevara” en el techo. Mucho humor negro, humor crítico, y cansancio de la política, a lo que ha contribuido la pandemia.

Foto Albert Pla_Miedo 2.0 (Foto de Nora Lezano)

Grandes escenas como la carrera en el coche con sus padres, los fantasmas, el parque, y la final de la muerte, son ejemplo de un montaje donde la parodia sarcástica sobre la vida se impone. No solo ayudado por las imágenes, sino por un espacio sonoro envolvente desde cualquier rincón de la sala, realmente maravilloso al cumplir su función, y la fantástica música de Raül Fernández Refree. El resultado es un espectáculo fascinante, de los que hace pensar a la salida después de haber disfrutado de ochenta y cinco minutos imbuido en puro arte surrealista donde lo único respetuoso es el mucho arte exhibido en él. También con la provocación de mostrar los títulos de crédito borrosos mientras Pla saluda y salta fuera del escenario para agradecerle al público sus muchos aplausos, en el centro de la sala.

Fantástico: como ‘Miedo’ pero más ancho, con una nueva dimensión, un nuevo terror que sienten más los adultos por el exceso de alertas continuo. El miedo que produciría si no tuviésemos artistas tan poliédricos como Albert Pla. Viva la subversión.

FICHA ARTÍSTICA

Dramaturgia e interpretación: Albert Pla. Imágenes: Estudio audiovisual Nueveojos. Diseño de arte: Mondongo. Composición musical: Raül Refree. Dirección teatral: Pepe Miravete.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment