TOP
Onírico - EYAS DANCE PROJECT FOTO DE Fernando Moreno

Onírico DE EYAS DANCE PROJECT

CICLO LGTBI

Sala Carme Teatre. Fecha de la representación: 9 de septiembre de 2021. Fecha de la crítica: 10 de septiembre de 2021

Dentro del ciclo LGTBI que la sala Carme Teatre está programando durante este mes de septiembre, del cual se celebra la quinta edición, llega un trabajo de EYAS DANCE PROJECT, compañía que ha residido en Madrid pero actualmente radica en Valencia. En ella participa el valenciano Carlos Glez en la creación coreográfica junto al bailarín canadiense Seth Buckley.

Su espectáculo de danza individual Onírico ofrecido en el ciclo, es un trabajo que a priori despierta curiosidad. No solo por la presencia de un solo intérprete en el escenario, algo siempre llamativo en danza, sino por la distorsión del tiempo y la fantasía, tal como anuncia el programa de mano. Partiendo de la investigación del silencio coreográfico, Buckley y Glez han creado un trabajo a partir de la compresión del espacio para ir retando al escenario en la construcción de un camino claro. El mundo del sueño dibujado retuerce el tiempo, rompe el presente y provoca preguntas a partir de las imágenes creadas por el movimiento, hasta armar una fantasía desde un punto de vista voyeurista.

La interpretación de Seth Buckley es extraordinaria. Técnicamente, sus contorsiones alcanzan la perfección. Su dominio del movimiento fija los ojos del espectador para mostrar la belleza en todo momento. Incluso entra en momentos de puro teatro físico con unas dinámicas marcadas, y es en ese dominio del físico donde alcanza la mayor potencia en la transmisión y la plasticidad. La dificultad de la coreografía llega hasta los gestos próximos a movimientos animalescos o en un juego donde su rostro adquiere distintas expresiones. La danza individual, además de su mérito creativo, necesita un intérprete que transmita. Eso lo consigue Seth Buckley en todo momento.

Onírico - EYAS DANCE PROJECT FOTO DE Fernando Moreno

El espectáculo posee tres partes muy diferenciadas. En la primera, el individuo solitario emerge frente a la luz con vestuario superior negro e inferior de pantalones dorados brillantes, símbolo contestatario. La coreografía atrapa al minuto de su ejecución. Quizá esta primera parte es la que puede tener algún reparo porque su ritmo pausado y moroso provoca que algunos movimientos puedan parecer repetitivos o semánticamente redundantes. En la segunda, este movimiento y el juego con la iluminación se ensanchan y aparece la rebeldía. El espacio sonoro, editado por el propio Carlos Glez, irrumpe sin estridencias culminando el efecto de inmersión abierto al comienzo de la representación. Es una parte excelente, sobre todo con esa imagen donde la mano del propio Glez, escondido, se ofrece al bailarín.

La tercera parte es magistral. Con una aparente desnudez formal que es mera apariencia, desde el avance del fondo del escenario hacia el público. Es en ella donde el trabajo alcanza el grado máximo de belleza desde el momento en que Buckley se encuentra de espaldas y un pequeño rayo de luz la ilumina con un pequeño círculo. Ese círculo va creciendo, entre un fondo de vídeo hipnotizador, adquiriendo un color rojo al final, rematado por la imagen abstracta de color morado. La luna llena ha crecido y se apodera de la mente. Aquí la iluminación alcanza todo su esplendor y el intérprete construye una batalla o se hermana con ella. Dicho sea jocosamente, Buckley crea una gran belleza incluso con una ropa interior antiestética y de otros tiempos.

Posiblemente sea uno de los mejores espectáculos que se pueden ver de esta modalidad de danza individual. Por su  belleza, por su ejecución, por el rigor de su coreografía a la hora de marcar un camino claro desde el inicio, y por la construcción del mundo onírico al que se refiere el título con verdadera poesía del cuerpo en su diálogo con el espacio sonoro y con la iluminación. Una auténtica conquista del espacio del silencio.

Valga como curiosidad que el espectáculo fue galardonado con el segundo premio en la categoría de ‘Performance’ en la vigésimo tercera edición del Internationales Solo Tanz Theater Festival de Stuttgart. Y valga también este detalle como recordatorio para los amantes de la danza contemporánea: igual que van a ver espectáculos de amigos y los recomiendan tachándolos de geniales a pesar de ser de dudosa calidad, podrían recomendar otros. El día del estreno de este espectáculo no había nadie del mundo de la danza en la sala. Imagino que irían al día siguiente.

FICHA TÉCNICA

Coreografía: Seth Buckley – Carlos Glez. Intérprete: Seth Buckley. Edición de vídeo, música e iluminación: Carlos Glez. Música utilizada: Brian Eno, Aix Em Klemm, The Braindrillerz, Daniel Avery.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment