TOP
MIGRAST CIRC 2021, FOTO DE JOSE MARÍN

MIGRATS CIRC 2021, ESPAI INESTABLE

PEQUEÑO GRAN CIRCO

Cicle d’Arts de Carrer organizado por Maribel Bayona, César García y Jacobo Pallarés con Espai Inestable. Lugar de representación: plaza de Nápoles y Sicilia (Valencia). Fecha de las representaciones: Del 7 al 12 de septiembre. Fecha de la crítica: 15 de septiembre.

El Cicle d’Arts de Carrer Migrats Circ ha celebrado su tercera edición. Con la plaza de Nápoles y Sicilia de Valencia, el espacio al aire libre donde se celebra, llena durante los seis días de programación, el público ha disfrutado de pequeños trabajos con una duración inferior a cuarenta y cinco minutos que han hecho las delicias de los mayores y de los pequeños. Los más asiduos veteranos saben que este ciclo organizado por César García, Maribel Bayona y Jacobo Pallarés, desde la sala Inestable, posee un espíritu consistente en reunir obras de artistas valencianos fundamentalmente trabajando fuera de la Comunidad, aunque en esta edición han participado compañías con residencia estable en ella.

MIGRAST CIRC 2021, FOTO DE JOSE MARÍN

El espectacular arranque de este mes de septiembre, donde además de este ciclo tuvimos que asistir a tres estrenos más en otras salas durante los días de celebración, ha impedido rendir visita a todas las compañías como merecían. Pido disculpas por ello, pero no quiero dejar en el olvido los magníficos espectáculos de circo contemporáneo que pude presenciar. Hubiese valido la pena también haber presenciado Mar de Rebe al Rebés, Fragile de Diámetro 13 y Auch!!! De Abraham Arzate.

Abrió el ciclo Sènia, una estupenda pieza de la compañía de danza Fil d’Arena cuya reseña pueden encontrar en este proyecto de críticas dentro de la global del festival Dansa València de noviembre de 2020, celebrado en noviembre pasado. La particularidad de esta representación fue la sustitución en el reparto de Victoria Iborra y el intérprete masculino Sergio Moya por Clara Crespo e Isabel Abril respectivamente, junto a Irene Ballester, Roseta Plasencia y Héctor Rodríguez. Como expresamos, es una pieza maravillosa nacida en el confinamiento por la pandemia que aún padecemos con cuadros de ejecución compleja como reflexión sobre la hiperactividad de la sociedad actual; un movimiento continuo que engulle al individuo y lo convierte en el animal de tiro, de la sénia (máquina para elevar agua en valenciano), en parte de una noria humana. El pluriempleo en condiciones de semiesclavitud y como medio de supervivencia es nuestro sino, como el de los cinco cuerpos que se entrelazan para denunciar la alienación. Las historias individuales marcan un espectáculo con el estrés real de la vida misma en ejecuciones perfectas y sorprendentes de las cinco interpretaciones.

MIGRAST CIRC 2021, FOTO DE JOSE MARÍN

La compañía La Pequeña Victoria Cen presentó su espectáculo Yotu. Dos intérpretes a dúo construyen un tête a tête inolvidable, con una pulcra ejecución. El título es significativo. Dos personas frente a frente, mirándose para definirse y hallar lo presente en el otro y qué se manifiesta en uno mismo. Desde cómo se ve por el semejante, los intérpretes Pablo Parra y Miguel Barreto construyen acrobacias y cuerpos a cuerpo, con un escenario desnudo, bailando encima ambos, hasta componer imágenes y diálogos sobre el tema de la individualidad y la alteridad. Una pugna continua entre los cuerpos de negro nos descubría los rechazos, las negativas y los desprecios hasta fusionar sentimientos. La antipatía puede llegar a la empatía. En ocasiones, el montaje tiende al teatro físico, al movimiento sin palabras, con brazos en pugna estrecha y caídas. Excelentes coreografías apoyadas por Anna Mateu para un espectáculo desnudo cuya duración es meritoriamente exacta, y que nos recuerda que la simpleza no está reñida con la visualidad y la transmisión de conceptos por medio de la imagen circense. Es posible tocar temas de nuestra sociedad en el circo contemporáneo.

Le siguió el mismo día el espectáculo Masa de Cía Caí. Es la primera parte de dos piezas. La segunda se representó al día siguiente, Madre. Intérprete amasando harina destinada a  ser pan, su ayudante la introduce en un microondas y el espectáculo dura hasta su cocción y está listo para comer. De la mesa al trapecio, podríamos considerar la interpretación de Sabina, a la que la harina acaba cubriendo con sus ejercicios arriesgados en el aparato y las cuerdas, aún más complejos al enfangarse de blanco. Masa nos habla de la existencia y su destino: el tiempo todo lo caduca, como podría pasarle al pan. Así, la creación ocupa un breve lapso en la existencia, puesto que ese pan cocido se hace duro. El apoyo de Elia Pérez resulta fundamental en la preparación del espectáculo, así como la creación sonora de Jhana Beat. Madre trata la maternidad vivida desde dentro y observada desde fuera. Puede ser de distintos sabores. Un díptico muy sugerente, muy atrevido y en determinados momentos divertido a pesar de tener un sustrato reflexivo.

MIGRAST CIRC 2021, FOTO DE JOSE MARÍN

El domingo cerró el ciclo una pieza extraordinaria: Bürstner Club de la compañía valenciana DelsAltres. Era parte de una pieza que se estrenaría en su versión completa cinco días después en Creat Escena. Un coche en la plaza con unas piernas humanas debajo visibles. Un accidente que abre algo trágico. Un rapto posterior y la víctima introducida dentro del automóvil. Pero este enigmático inicio negro desemboca en una serie de escenas tragicómicas de siete personajes cuyas historias van entremezclándose para compartir sus horas. Nada es lo que parece y las consecuencias de todos los actos serán inesperadas.

Pablo Meneu y Eleonora Gronchi han creado una pieza magistral. Si algo estimamos en el circo es el riesgo. Y ellos apuestan por números que parecen imposibles. La actuación sobre las botellas de Elena Vives Espejo-Saavedra bien vestida y peinada y con zapatos grises de tacón, es ejemplar. Inquieta y tememos. Asusta el posible fallo. Podría fracasar en cualquier momento y lo sentimos. Es lo que deseamos ver en una pieza de circo: el riesgo distinto, más ingenioso sin caer en el tedio de lo excesivamente técnico. Y ella consigue que sintamos una suerte de catarsis cuando acaba sus ejercicios: el siguiente ejercicio con las botellas es aún más difícil que el anterior. Sensacional partiendo de estar sentada plácidamente leyendo. Solo por este ejercicio vale la pena el montaje.

La secuestrada acaba siendo una acróbata soberbia, Rosa Schmid. Como quien la sujeta, lanza y recibe, sobre todo desde un sillón, porque ella está en sus manos: Nicolò Marzoli. Los dos sensacionales. En la parte final de la obra se les une Guillem Fluixà Martí, que también consigue agolpar las acrobacias y los cuerpos con mucho riesgo para Schmid, ejecutado con vértigo, más Elena Dorzel y Pablo Meneu, formando un coro al unísono que da brillantez a un desenlace delicioso hacia el coche. ¿Pero todos entrarán en él?

Esto es gran circo. Ese que nos hace soñar mientras unos artistas se la juegan. Con un guion perfectamente construido. No solo es que nada sea lo que parece sino que todo es lo que está más allá de lo visual: consiste en llegar a despertar las sensaciones del espectador. Magistrales los mano a mano, las banquinas, las botellas, las cuerdas lisas y aéreas y los malabares.

Sensacional rúbrica para un ciclo necesario que es un gran aperitivo de la temporada nutrida que nos espera.

FICHAS ARTÍSTICAS:

Sénia

Compañía: Fil d’Arena. Creación e interpretación: Irene Ballester, Isabel Abril, Roseta Plasencia, Héctor Rodríguez y Clara Crespo. Dirección: Fil d’Arena (Isabel Abril, Irena Ballester, Clara Crespo, Roseta Plasencia). Espacio sonoro: Carles Salvador. Diseño gráfico: Assad Kassab. Vestuario: Isabel Abril.

Yotu
Compañía: La Pequeña Victoria Cen. Creación e interpretación: Pablo Parra y Miguel Barreto. Mirada externa: Eva Luna García-Mauriño. Apoyo coreográfico: Anna Mateu. Iluminación: Javier de la Varga. Imagen y textos: Elena Cennerelli.

Masa Madre

Compañía y creación: CIA Caí. Intérpretes: Sabrina Catalán y Elia Pérez. Creación de iluminación: Mateo Martínez. Creación Sonora: Jhana Beat. Acompañamiento en aéreos, movimiento y texto: Cata Aguayo, Laura Miralbes y Raül García.

Bürstner Club

Compañía: DelsAltres

Creación: Eleonora Gronchi y Pablo Meneu. Intérpretes: Rosa Schmid, Nicolò Marzoli, Guillem Fluixa Martí, Elena Vives Espejo-Saavedra, Elena Dorzel, Pablo Meneu.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment