TOP
Fede Caruaje @inusualmediapro

Demà no hi ha classe, DE YAPADÚ PRODUCCIONES

Yo soy la profesora

Producción: Yapadú. Compañía: Pérez & Disla. La Nau (Sala Matilde Salvador). Fecha de estreno: 21-4-2021. Fecha de la crítica: 22-4-2021.

Hace falta recordar, sobre todo a las generaciones más jóvenes, que Antoni Tordera ha sido y es una persona clave en el teatro valenciano, tanto por su docencia universitaria como por su labor de gestor y creador con vocación de proyección internacional. No sería necesario si no tuviésemos esa maldita tendencia tan nuestra de perder la memoria o caer en el adanismo en cuanto algo nuevo aparece y nos conviene olvidar “lo viejo” o nos gusta, aunque tengamos la costumbre atávica de llorar como plañideras en los entierros y crematorios. Sus textos y direcciones como En amores inflamada (2004) o su versión de Los locos de Valencia de Lope de Vega (2011) se recuerdan, tanto como sus últimos trabajos meritorios en Este hombre tiene un mundo en su cabeza (2018), un recorrido por las preocupaciones de la obra de Rafael Chirbes, y Música empresonada (2019), una maravilla dedicada a los músicos que sufrieron prisión o exilio, exterior o interior, durante el Franquismo, cuya representación en el monasterio de San Miguel de los Reyes siempre quedará como un hito de la dramaturgia valenciana.

Asociado al dúo de la compañía Pérez & Disla, Jaume Pérez Roldán, también director, y Juli Disla, autores de interesantes creaciones siempre, han creado una propuesta ejemplar: Demà no hi ha classe. Se trata de un monólogo interpretado por la actriz Mireia Pérez que escapa de lo común. Porque siendo una obra muy dirigida a alumnos de secundaria y bachillerato con el ánimo de concienciar sobre la necesidad de integración, educación y respeto a la diversidad de personalidades e ideas, es vida hecha teatro. O teatro hecho vida.

Demà no hi ha clase, AUTOR FOTO:

Parte de un trabajo de investigación previo, puro laboratorio de ideass, con siete docentes para analizar la problemática habitual del interior de un aula. Ello ha permitido sacar la experiencia de hoy para conformar el espacio teatral que sale del teatro al aula donde conviven durante siete horas profesores y alumnos con sus problemas, incertezas y conflictos. En el fondo, se trata de ver la educación en un lugar físico de sociabilidad, muy opuesto a la educación telemática puesta de moda con las restricciones a causa de la pandemia, que deambula entre ser el marco fundamental y referencial para el desarrollo humano y una incómoda obligación de la edad. La profesora nueva está coaccionada por el universo ajeno al aula, claustro, dirección que amonesta ante la queja injusta por contenidos considerados inadecuados, administración, políticos, leyes y padres y madres.

Esta profesora novel, en su primer día de clase, se sitúa frente a un aula vacía, que no lo será cuando cumpla con su objetivo de ser representada en institutos (¡ojalá!). Los problemas latentes están esbozados durante el tiempo de duración de una clase real, cincuenta minutos. También ha de enfrentarse a sus miedos. No conoce al alumnado. Son externos y personales. ¿Será capaz de estimular las conductas de los alumnos? ¿Podrá expresarse sin la coacción ajena al aula? ¿Será capaz de conseguir que los jóvenes apaguen los móviles? ¿Chocará con sus actitudes despectivas hacia el conocimiento? ¿Conseguirá que dejen los besos ruidosos para más tarde? Todo eso está concebido desde el desdoblamiento de la profesora, apoyada en la excelente iluminación de Pablo Fernández, con plena luz cuando está en clase, reiniciando de vez en cuando con un “jo sóc la professora” de luz amarilla proyectada en la actriz. De esa manera, se consigue un efecto de inmersión del espectador para que la obra no sea simplemente una clase de valores e inquietudes impartida, sino una dramaturgia viva en un espacio escénico real no convencional.

Mireia Pérez interpreta a la profesora con una potencia ejemplar. Transmite y el público convertido en alumno eventual que seguro que no tendrá clase al día siguiente, cree estar realmente en el aula. Ese era el objetivo de su interpretación y de los creadores y lo cumple con una brillantez encomiable, con una variedad de movimientos medidos, enérgicos en ocasiones y pausados en otras, según la buena dirección ha marcado. Ella en la mesa, ante los pupitres con los personajes ausentes de los alumnos, e implicando al espectador con un apunte a bolígrafo, papel y lectura de cinco mensajes, algo que quizá puede verse como un añadido que, sin embargo, aporta la sensación de estar en clase y valorar los deseos sobre qué se espera de la educación, tema eje de la representación. Ella caminando con solvencia delante de una pizarra blanca de aula con proyección de las ilustraciones magníficas de Escif, maravillas que dan lustre a esa línea desarrollada por Tordera y Pérez & Disla de fusionar artes y, sobre todo, vida y teatro hasta llegar el fondo del pensamiento y los sentimientos.

Demà no hi ha clase, AUTOR FOTO:

Solo no me ha gustado el título. Porque mañana posiblemente haya clase. Este modelo escénico en la escuela distinto por completo al teatro escolar es muy necesario. No solo por ser capaz de impulsar la afición a las Artes Escénicas sino también a la educación, tan maltratada por ser enemiga de la ignorancia impuesta por la secesión de los ricos y sus políticos ignorantes que son instrumentos suyos. Una obra con grandes artistas unidos para reflexionar además de destinada a disfrutar con esa unión de aula y vida gracias al teatro como medio de operación matemática de unión de conjuntos. Viva la búsqueda de nuevos públicos. Y viva este modelo de aula viva con teatro que posiblemente se extienda con el paso de los años como una nueva vía pedagógica. Larga vida a esta experiencia escénica.

FICHA ARTÍSTICA

Autoría: Toni Tordera – Juli Disla – Jaume Pérez. Dirección: Jaume Pérez. Intérprete: Mireia Pérez. Ilustraciones: Escif. Iluminación: Pablo Fernández. Audiovisual: Edu Soriano.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment