TOP
CALIFORNIA, FOTO DE: María Cárdenas.

CALIFORNIA, DE ROBERT DE LA FUENTE

Un fantasma puede ser muchas cosas

Compañía: Álex Monterde y Robert de la Fuente. Fecha de representación: 11 de abril de 2021 (Estreno abril de 2019). Fecha de la crítica: 12 de abril de 2021.

Con la frase “un fantasma puede ser muchas cosas” el actor Leo de Bari comienza una obra difícil de valorar. Porque cuando hay tantos sentimientos personales puestos en ella, merece una atención distinta y meditada que sobrepasa el deber social de la crítica para entrar en el deber individual. Es lo que ocurre con California, un texto íntimo y personal de Robert de la Fuente, muy conocido como miembro de la compañía Caterva, que siempre han ofrecido montajes muy convincentes como Paciente, Baix de la mar, Bíos y el más reciente L’home bo, con participación autorial y actoral suya.

En el festival Cabanyal Íntim de 2018 se programó una versión breve de la obra. La extendida de la que aquí hablamos se estrenó el 10 de abril de 2019 y ahora ha regresado a la misma sala Inestable. Se trata de una creación que parte de lo biográfico, el fallecimiento del padre de la joven actriz Álex Monterde en Cullera y de una posible (¿real o no?) conversación dos semanas después de su fallecimiento. Así que ella se interpreta a sí misma, por lo que podemos contemplar su gran emoción transmitida durante toda la representación. Su pareja es el propio Robert de la Fuente que interpreta con mucha fuerza al fantasma del padre, con todas las diferencias con la hija al trasluz. Hay un tercer personaje, una suerte de Íker Jiménez cutre (incluso ironiza con ‘La nave del misterio’), que graba y transmite con medios caseros un programa de sucesos paranormales cada lunes, y que en realidad busca a su esposa fallecida, Rosario, y es el portero de la finca del padre fallecido donde ha ido a vivir Álex. Pero él busca sin encontrar lo deseado y ella con apenas un detalle sí lo logra.

CALIFORNIA, FOTO DE: María Cárdenas.

Este personaje tiene el atractivo de estar interpretado por Leo de Bari, fenomenal como siempre, perplejo y divertido. Incluso da un empujón enorme al ritmo y a la historia cuando irrumpe en el piso de Álex para realizar el programa de radio y está el fantasma de su padre. Previamente a esa escena el continuum empezaba a fluctuar por la dificultad intrínseca para mantener los encuentros de padre e hija sin caer en reiteraciones y solo con acumulaciones de datos y episodios del pasado. Posiblemente la mejor escena, o al menos la más divertida, es ésta donde el fantasma del padre juega con él desde la extrañeza como aquel espíritu travieso de la Señora Muir de la película de Mankiewicz, basada en la novela de R.A. Dick. Él es quien sostiene los desconcertantes primeros veinte minutos del montaje, bastante difusos e inconcretos, a pesar del empujón de la excelente dirección de Xavo Giménez, muy medida a la hora de centrar la fusión entre realidad y la dimensión por la que discurren las apariciones del fantasma del padre cada vez que Álex pone en marcha una grabación en un viejo casete, con esas llamadas al perro Ray, también fallecido y ahora sustituido por un gato. También es destacable la atención paralela entre el mundo que conoció el padre y el actual de la hija, el de You Tube, Spotify y Netflix, o que el Barça, equipo de fútbol del padre, tenga el mejor jugador del mundo, Messi. Han pasado veinte años como para no mostrarse las diferencias generacionales.

Sin ser una obra completamente lograda, emociona y llega al corazón.  Quizá tiene el mismo problema que cualquier obra corta alargada posteriormente. Raro es que una pieza  concebida para durar una media hora logre un alargamiento feliz. Pero California es algo más que una obra de teatro. El sentimiento desplegado se vive de forma complaciente. Es necesario integrarse en él para empatizar con una historia personal que siempre podrá tener diferentes percepciones. Lo paranormal es lo menos importante, incluso el desenlace: es la impresión percibida. No es el mejor texto de Robert de la Fuente pero con él demuestra sus agallas dramatúrgicas y su capacidad para crear un argumento a partir de un hecho personal como el de su pareja Álex Monterde, cuya interpretación es plenamente natural porque vive lo ocurrido. Incluso da verosimilitud a los reproches a su padre, que no sé si serán reales pero los desnuda con la sinceridad del teatro de la verdad. Además, De la Fuente también interpreta muy bien a la guitarra al final el tema que es leitmotiv de estos reencuentros que en el fondo son el pasado y el presente.

De Cullera a California. Pasando por el deporte, un tema presente en las obras del autor, sea el baloncesto, el fútbol o la pelota valenciana. ¿Autoficción? Quizá. O no.  O sí. Pero siempre con un sentimiento tan necesario como el cariño y el amor paternal. Y estas historias nos hacen falta en un mundo tan egoísta como el que está sacando a la luz las actitudes con la pandemia que estamos viviendo.

FICHA TÉCNICA

Dirección: Robert de la Fuente y Xavo Giménez. Texto: Robert de la Fuente. Reparto: Leo de Bari, Robert de la Fuente y Álex Monterde. Diseño Iluminación: Diego Sánchez. Vestuario: Alex Monterde. Espacio Escénico: Xavo Giménez. Fotografía: María Cárdenas. Composición Musical: Robert de la Fuente. Audiovisual: Sergio Maldonado. Imagen: Xavo Giménez.

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment