TOP
1 KM2, foto de: Esteban Brook-Hart

1 KM2, DE BRAMANT TEATRE

Fecha de la crítica: 27 de marzo de 2021. Espacio: TEM de Valencia.

Pues sí, llevamos ya más de un año abonados a una incertidumbre que enfanga cada centímetro de nuestra existencia, atrapados en un día de la marmota pandémica que parece no tener final y nos empapa de desazón, de tristeza, de desesperanza. El mañana se intuye borroso y desdibujado, el presente es un carnaval de ansiedad irrespirable. Pero también esto pasará. Y aunque todavía nos encontremos abandonados a la intemperie, en algún momento tendremos que plantearnos cómo queremos contarnos todo lo que nos ha estado pasando en el último año. Cómo esbozaremos estos meses que nos han puesto patas arriba, quiénes nos diremos que hemos sido. Al fin y al cabo, si hay un común denominador la humanidad desde el inicio mismo del tiempo, es el deseo de narrar y ser narrado, de relatar aquello que le atormenta o le ilusiona.

Las crónicas institucionales nos las sabemos ya de memoria. Llevan meses copando titulares y portadas, abriendo informativos y marcando nuestras rutinas. Y es aquí donde entra en juego la microhistoria. Frente a los grandes relatos hegemónicos, frente a los lenguajes dominantes, este método de investigación social posa la mirada sobre la cotidianeidad, sobre las experiencias de sujetos concretos que han construido sus trayectorias vitales más allá de los acontecimientos decisivos que marque el calendario. Frente a las grandes gestas que pasan a la posteridad, la microhistoria explora esas vidas que se desarrollan en silencio y que están compuestas de episodios fragmentados, como esas colchas confeccionadas a base de retales.  Porque lo anecdótico cuando lo nombramos, también puede adquirir la categoría de trascedente.

1 KM2, foto de: Esteban Brook-Hart

Y es precisamente esa tarea de relatar las vivencias diarias en mitad del cataclismo la que asume Bramant Teatre en ???². A modo de arqueología del ahora, la iniciativa aborda seis escenarios de naturalezas y motivaciones distintas, pero relacionadas de una u otra manera con el coronavirus y la cuarentena. Con esa primavera que rompió en nuestras ventanas entre marzo y mayo de 2020. Porque, eso sí lo sabemos, poco importa qué angustias o éxtasis nos invadan: la primavera siempre es inevitable.

1 KM2, foto de: Esteban Brook-Hart

Media docena de piezas breves que toman el arroz (o más bien, su versatilidad gastronómica) y los geranios (¿quién no se ha aficionado a las macetas en estos meses convulsos?) como hilos invisibles que las conectan en secreto. El resultado es una mirada poliédrica hacia nuestras pulsiones y un bosquejo de cómo somos, también, el contexto que nos rodea. No hay nada de monolítico ni unitario en ???², como tampoco lo hay en la propia actividad de seguir estando vivo. Lejos de actuar en clave de fábula edulcorada y romantizada sobre el confinamiento, este proyecto nos muestra qué sucede tras las paredes cuando el mundo exterior parece haberse detenido.

Cada propuesta que integra esta obra coral está protagonizada por dos personajes unidos por muy diversas circunstancias: tenemos la  improbable amistad entre vecinas que nunca han hablado, a unos enamorados marcados por la desgracias, a una paciente y el vínculo hecho carne con su doctora, a dos compañeros de reparto que habitan en extremos opuestos de la profesión actoral (y que incluyen unos cuantos guiñitos de metateatro)…Individuos anónimos que componen un mosaico de la experiencia humana en la pandemia, que van hilvanando ese retrato colectivo dispuesto a mirar al pasado más reciente para explicarnos el futuro más cercano. A golpe de tragicomedia, Bramant Teatre recopila así un buen puñado de instantes infinitos y definitorios, todos aquellos que caben en un ???². Ya lo cantaba Víctor Jara, la vida es eterna en cinco minutos.

El texto – que, a juego con los tiempos que corren, ha sido trabajando con los intérpretes por videollamada – corre a cargo de Maribel Bayona y Jerónimo Cornelles, que asume aquí también las tareas de dirección. Según han explicado desde la compañía, los seis capítulos presentados se basan en situaciones reales que tuvieron lugar durante el confinamiento y que se disfrazan aquí con el plumaje de la ficción. Todo ello en un ejercicio de teatro “de proximidad” que no resulta extraño en las filas de Bramant.

1 KM2, foto de: Esteban Brook-Hart

En estas seis microhistorias encuentra hueco la existencia en toda su inmensidad, con todas sus aristas y claroscuros. Con sus oropeles y sus miserias, con sus glorias y sus ponzoñas. Un kilómetro cuadrado que habla de soledad, de duelo, de maltrato, de jardinería y de maternidad. De enfermedad, de muerte, de recuerdos, de precariedad y de poliamor. De bailar desnuda en el balcón y de enterrar a una tortuga, de no poder pagar el alquiler y de hacer tarta de manzana, de observar a los viandantes desde el hogar y de hogares que son infiernos en la tierra.

Sobre las tablas, seis parejas dramáticas, seis dúos que encarnan distintas formas de afrontar eso de respirar: Iolanda Muñoz y Juan Mandli, Jerónimo Cornelles y Lola Moltó, Ruth Lezcano y Manu Valls, María Minaya y Victoria Salvador, Teresa Crespo y Eva Zapico, y Maribel Bayona y Laura Useleti. Todos ellos poniendo piel a esos seres dispersos en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera, habitando la anonimidad del trazado urbano, cruzándose sin mediar palabra o bien cultivando un vínculo que trasciende cualquier estado de alerta.

La propia naturaleza de la obra exige un esquema de exhibición ad hoc. Así, se aceptan como máximo 60 espectadores por pase que deben dividirse en seis grupos de diez personas que, sin ellos saberlo se embarcan en una excursión exprés por las entrañas del teatro (recuerden llevar llena la cantimplora). Así, cada burbuja de convivencia escénica contará con su propio guía que les acompañará subiendo y bajando las escaleras de El Musical, abriendo puertas, atravesando salas, halls y pasillos. Y es que, cada escena se desarrolla en un espacio distinto del edificio, por lo que la función incluye un recorrido que permite conocer sus entresijos, como quien explora los agujeros de un queso gruyere. Microhistorias entre bambalinas para presentes pandémicos.  Microrrelatos que nos muestran el reflejo de un ayer todavía vigente.

FICHA TÉCNICA

Compañía: Bramant Teatre Fecha: 27 de marzo y 28 de marzo – Teatro El Musica Texto: Maribel Bayona y Jerónimo Cornelles Dirección: Jerónimo Cornelles  / Codirección: Santiago Ribelles Reparto: Iolanda Muñoz y Juan Mandli, Jerónimo Cornelles y Lola Moltó, Ruth Lezcano y Manu Valls, María Minaya y Victoria Salvador, Teresa Crespo y Eva Zapico, y Maribel Bayona y Laura Useleti.

Perfil del autor
Lucía Márquez

Lucía Márquez (València, 1988) es licenciada en Periodismo por la Universitat de València y máster en Comunicación y Problemas Socioculturales por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Actualmente, ejerce como colaboradora en distintos medios de comunicación como Valencia Plaza, Lletraferit o la revista Plaza. También ha publicado artículos en Ferida, Red Escénica (a cuyo consejo de redacción pertenece), CTXT, Café Babel, RNW, L’Informatiu o Journal Europa, entre otros. Durante 5 años, publicó una columna de opinión en el Diario Información en la que abordaba cuestiones de política social, cultura y juventud. En el plano audiovisual, ha participado en programas tanto de Levante TV como de la emisora 97.7. Por otro lado, es responsable de comunicación de la Fundació Full y la Associació d'Editors del País Valencià (AEPV). Además, ha formado parte del equipo de comunicación en eventos culturales como el Festival 10 Sentidos, la Fira del Llibre de València, el Low Festival o el Festival Photon. Especializada en el ámbito de la comunicación sociocultural, está realizando su tesis doctoral sobre la precariedad y los nuevos discursos sociales en torno al trabajo dentro del programa de Comunicación e Interculturalidad de la Universitat de València.

Lucía Márquez (València, 1988) es licenciada en Periodismo por la Universitat de València y máster en Comunicación y Problemas Socioculturales por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Actualmente, ejerce como colaboradora en distintos medios de comunicación como Valencia Plaza, Lletraferit o la revista Plaza. También ha publicado artículos en Ferida, Red Escénica (a cuyo consejo de redacción pertenece), CTXT, Café Babel, RNW, L’Informatiu o Journal Europa, entre otros. Durante 5 años, publicó una columna de opinión en el Diario Información en la que abordaba cuestiones de política social, cultura y juventud. En el plano audiovisual, ha participado en programas tanto de Levante TV como de la emisora 97.7. Por otro lado, es responsable de comunicación de la Fundació Full y la Associació d'Editors del País Valencià (AEPV). Además, ha formado parte del equipo de comunicación en eventos culturales como el Festival 10 Sentidos, la Fira del Llibre de València, el Low Festival o el Festival Photon. Especializada en el ámbito de la comunicación sociocultural, está realizando su tesis doctoral sobre la precariedad y los nuevos discursos sociales en torno al trabajo dentro del programa de Comunicación e Interculturalidad de la Universitat de València.

Post a Comment