TOP

Red Escénica 6

En diciembre de 2009 a raíz de los distintos pensamientos que tenía para desarrollar mi tesina del Máster de Gestión, nos fuimos todo el equipo inestable a comernos la paella de invierno a la playa. En esa hui- da gastronómica hacia Gandia hicimos una parada en una fábrica abandonada en plena Marjal y lindando con la Playa salvaje de l’Ahuir. Allí les mostré mi deseo de convertir un espacio abandonado en un centro de creación y de residencia. Era mi primer acercamiento al pensamiento sobre la idea de residencia. 

Muchos años han pasado y poco ha calado este concep- to dentro del organigrama político cultural. O sí que forma parte pero de una manera desbocada en casos, deslegitimada en otros, paraíso en otras, falso en otras, estructurado, en construcción… también hay que cons- tatar que las organizaciones culturales tanto privadas como públicas se están actualizando ante la presen- cia cada vez más potente del concepto residencias en muchas de las actividades de los centros culturales y en líneas de apoyos tanto públicos como privados. Y muchos miran hacia Catalunya y hacia Europa (que a veces es lo mismo) para ver posibles modelos. 

Es el momento de hablar claro sobre las residencias, sobre la mediación, sobre la educación, sobre el seguimiento, sobre el apoyo, sobre el proceso, sobre el trabajo, sobre la protección… y aclarar lo que puede que no sea y lo que puede que sea, siempre entendiendo la incertidumbre que dan las artes y su complejidad al definir lo vivo, las artes vivas y sus formas de enfrentarse a lo artístico. 

Puedo llegar a vislumbrar una ciudad loca muy cer cana que active todos sus recursos en trabajar por las residencias sin haber hecho un trabajo de definición o de entendimiento. Que todo tenga que ser residencia y que todo sea residencia, sea desde una cesión del es- pacio hasta los ensayos de una producción. Todas las infraestructuras primando a las residencias, publicando residencias, aplaudiendo residencias, liderando re- sidencias, comiendo residencias. Recuerdo con mucho respeto el famoso artículo de hace ya años de Guillermo Heras sobre la Oveja Dolly y la moda de lo alternativo (En la muerte de la oveja Dolly, réquiem por los rescol- dos de un teatro clónico de Guillermo Heras). 

Creo que esa ciudad necesitaría insistir, por supuesto, en la idea de las residencias pero coordinándolas, definiendo posibilidades, creando una serie de recursos y de riqueza para las compañías, generando sinergias entre los espacios del territorio y de otros territorios, sí, también Europa, pero también África, Asia, Iberoamérica. Esa ciudad seguro que ya ha estado colapsada con otros eventos o ideas como festivales o cosas igual de maravillosas, espero que no se colapse por las residencias. 

Otra de las cuestiones que nos preocupan son las comi- siones que deciden las famosas ayudas que dan savia al sector. Comisiones que tienen el marrón en tres días de decidir tú tienes gasolina para seguir o tú te quedas en el desierto con el coche tirando humo por el capó. La responsabilidad de esas comisiones es muy alta. No me gustaría estar en una, aunque creo que es posible que no me nombraran nunca. Creo que hay que profesio- nalizar las comisiones y darle la responsabilidad justa. Ya que la responsabilidad más alta debe recaer en los directores públicos elegidos por convocatorias públicas o elegidos por decisión de estos últimos. La profesiona- lización de la comisión consiste en que la persona que esté en la comisión desde enero ya lo debe de saber, lo qué va a cobrar por serlo, y que durante el tiempo que lo sabe hasta que se reúna tiene que estar atento a lo que ocurre a su alrededor y conocer los proyectos de primera mano. Creo que debería ser casi como un auditor de proyectos personal. Y puntuar cuantitati- vamente el proyecto (otro editorial sería hablar de lo cuantitativo frente a lo cualitativo, del valor de lo ar- tístico, del concepto maldito de la industria cultural). Pero la decisión final la debe tener la persona que trabaja como responsable de la res publica que es el que debe de conocer perfectamente el sector porque es su trabajo diario y asesorado por sus técnicos. Porque las comisiones pueden puntuar pero los correctores mu- chas veces son necesarios porque puede haber aspectos que no se consideren o porque las decisiones contradicen la política cultural que está aplicando el responsable de la res publica, que es en definitiva el político o el responsable en el que delegue.

Es decir, un lío. Pero lo que hay que tener en cuenta en estos años es que las ayudas públicas determinan en la mayoría de los casos si vives o te dedicas a otra cosa, la precariedad de los proyectos o la solidez de los proyectos. Por lo que no solo se deberían revisar las baremaciones, las modalidades de las ayudas, los re- cursos económicos sino la forma de decidir las ayudas. 

En este número hemos apostado a nivel ilustrativo por la fotógrafa Raquel Fonfría, sus fotografías cubrirán tanto este número como el número 7 que saldrá en di- ciembre de este mismo año 2017. 

La temática de las fotografías de este número nos avanzará la línea editorial del siguiente número: las mujeres en las artes escénicas, no como alegato sobre el lugar que deben ocupar en la escena sino constatar la realidad creativa de las mujeres en las arte escénicas a nivel creativo. 

Perfil del autor
Jacobo Pallarés. Foto: Estrella Jover
Jacobo Pallarés

(VALENCIA) Licenciado en Filología Hispánica y Máster en Gestión Cultural: Artes escénicas, Danza y Música por la Universitat de València 2008-2010. Tesina: Análisis y autoanálisis de un proyecto socio-artístico: caso teatro de lo inestable (2010).
Gestión y dirección artística del proyecto inestable (tres teatre y teatro inestable desde 1997 hasta 2014. A partir de 2014 codirección, con M. Bayona y R.Palomares, de Proyecto inestable.
Co-gestión de la revista teatral acotaciones en la caja negra-red escénica, issn 1695- 9485 desde 2000-2011 (25 números en total).
Dirección de la revista acotaciones en la caja negra-red escénica con issn 2386-6152 a partir de 2011 (25 números en total).
Dirección del proyecto europeo “islotes en red” (2011-2013) dentro del programa cultura 2007-2013: proyectos de cooperación.
Presidente de la Red de teatros alternativos desde 2014.
Miembro del Consejo Estatal de la Cultura como representante de la Red de Teatros Alternativos desde 2014.
Dirección del Meeting de Otoño de la IETMValencia 2016. Miembro de la comisión artística de la Programación de los 23 espectáculos
para el Meeting, miembro de la comisión de contenidos.
Autor de más de 25 textos dramáticos.
Director y dramaturgo de más de 20 espectáculos.

(VALENCIA) Licenciado en Filología Hispánica y Máster en Gestión Cultural: Artes escénicas, Danza y Música por la Universitat de València 2008-2010. Tesina: Análisis y autoanálisis de un proyecto socio-artístico: caso teatro de lo inestable (2010). Gestión y dirección artística del proyecto inestable (tres teatre y teatro inestable desde 1997 hasta 2014. A partir de 2014 codirección, con M. Bayona y R.Palomares, de Proyecto inestable. Co-gestión de la revista teatral acotaciones en la caja negra-red escénica, issn 1695- 9485 desde 2000-2011 (25 números en total). Dirección de la revista acotaciones en la caja negra-red escénica con issn 2386-6152 a partir de 2011 (25 números en total). Dirección del proyecto europeo “islotes en red” (2011-2013) dentro del programa cultura 2007-2013: proyectos de cooperación. Presidente de la Red de teatros alternativos desde 2014. Miembro del Consejo Estatal de la Cultura como representante de la Red de Teatros Alternativos desde 2014. Dirección del Meeting de Otoño de la IETMValencia 2016. Miembro de la comisión artística de la Programación de los 23 espectáculos para el Meeting, miembro de la comisión de contenidos. Autor de más de 25 textos dramáticos. Director y dramaturgo de más de 20 espectáculos.

Post a Comment