TOP
Autor: Oscar Rivero

Los niños que pronto dejarán de serlo, Hilo Inconexo

No tan niños pero niños

Los niños que pronto dejarán de serlo

Compañía: Hilo Inconexo. Sala Ultramar. Fecha de estreno: 21 de enero de 2021. Fecha de la crítica: 25 de enero de 2021.

Adrián Bellido creó una obra interesante estrenada en la sala Inestable que fue candidata a mejores espectáculo y autoría revelación en los premios Max de 2019: ‘Defectos especiales’. Realmente lo merecía porque era un trabajo muy serio y bien trazado, dentro de una línea de teatro íntimo de conflictos personales y reacciones rozando lo irracional.

Los niños que pronto dejarán de serlo. Foto: Oscar Rivero

En estos mismos parámetros se sitúa su nuevo montaje, ‘Los niños que pronto dejarán de serlo’. Establece una relación triple entre amigos de la infancia. Rosa es el centro de la obra. Mujer de treinta y tres años, madre soltera, trabajadora de venta telefónica que vive en Valencia con su hijo Iván, y tiene una relación con Toni, que ha ayudado a criarlo. La vida de ambos sufre un giro radical cuando aparece Julio, el padre biológico de Iván, que vuelve después de siete años desaparecido.

El planteamiento es muy atractivo. Y más con la presencia de tres actores muy buenos. Helena Font siempre es encantadora en el escenario y aquí transmite una energía eléctrica desde la contención pero con el nervio necesario y acorde a las sensaciones de inestabilidad de su personaje. Héctor Fuster sigue con su imponente presencia creciendo en su interpretación y su Toni no descabalga a pesar de quedar en un segunda plano tras la aparición de Julio, un muy buen Miguel Seguí que da la talla exacta de su figura y su vida desaliñada y aventurera. Tres seres indecisos, con un presente dubitativo, un pasado etéreo y un futuro inexistente por imprevisible. Al finalizar la obra permiten salir de la sala con el convencimiento de haber vivido la historia de un triángulo que va más allá de una relación sentimental porque a lo largo de su discurso muestra la dificultad de una madre soltera en la vida corriente. Además, el triángulo no es una materialización sexual o amorosa sino de amigos con estrechas relaciones con muchos puntos divergentes.

El juego de teléfonos para establecer las comunicaciones y los conflictos, provocando desde las conversaciones a los giros argumentales necesarios y bien dispuestos, da un buen juego y es igual de interesante que las interpretaciones. En realidad sostienen el flujo de la historia. Especialmente lo son las llamadas desde la barra de bar suspendida que se balancea con el mínimo apoyo, como los personajes, símbolo de sus oscilaciones e inestabilidad. También son hábiles las elipsis temporales entre cada escena fundiendo en negro el escenario simple con cuatro elementos que dan mucho juego. Hasta para guardar la ropa en un lugar insospechado.

Los niños que pronto dejarán de serlo. Autor foto: Oscar Rivero
Los niños que pronto dejarán de serlo. Autor foto: Oscar Rivero

La obra se deja querer y resulta interesante, aunque no alcanza la brillantez de ‘Defectos especiales’, a pesar de las interpretaciones. El conflicto final, con Rosa al teléfono y los viejos amigos  jugando al parchís entre el alcohol, no posee la garra de aquella aunque resulta atractivo y queda como una solución dramática muy práctica. No es creíble el abandono abrupto del hijo, por ejemplo, pero tiene un sentido en la trama. Rosa reprocha la ausencia de Julio pero acaba tomando su misma decisión: huir de la responsabilidad e incluso de la propia moral. Y al final todo queda en una experiencia de seres sin capacidad de afrontar con valentía los problemas de la vida real y construir un día a día. Las reacciones de estos adultos tienen demasiado infantilismo huidizo, a veces próximo a los egos de los perfiles de las redes sociales. Son nómadas de nuestro tiempo.

Los niños que pronto dejarán de serlo. Foto: Oscar Rivero

La obra podría dar mucho más. Sin embargo, vale la pena. Adrián Bellido tiene talla de autor convincente. Pero no voy a contar el final. ‘Casa de muñecas’.

FICHA TÉCNICA

Autor y director: Adrián Bellido. Reparto: Helena Font, Héctor Fuster, Miguel Seguí. Escenografía y vestuario: Carmen Pérez Collado. Diseño de luces: José Ramón Pérez. Espacio sonoro: Adrián Bellido.

José Vicente Peiró

Perfil del autor
José Vicente Peiró

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Doctor investigador por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y actualmente crítico literario y de Artes Escénicas del suplemento cultural “Palabras” del diario valenciano Las Provincias. Es presidente de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana desde 2005, vicepresidente de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios, vocal de la Asociación Española de Críticos Literarios, y miembro de la Academia de las Artes Escénicas Españolas. Ha sido jurado de los premios institucionales valencianos más importantes y premios nacionales como el de la Crítica o el de Literatura Dramática. En el ámbito de la Literatura Hispanoamericana, materia en la que ha publicado entre otras obras, Las músicas de Cortázar. Dentro de la Literatura Paraguaya, Artículos Literarios, La narrativa paraguaya actual (1980-1995), La venganza imposible, y en 2018, Sobre narrativa paraguaya: siglos XX y XXI, junto a la profesora Teresa Méndez-Faith, XI, además de diversas ediciones críticas como la dedicada a la novela Mancuello y la perdiz de Carlos Villagra Marsal para la Editorial Cátedra, además de participar en numerosos congresos con ponencias sobre el tema. Es miembro del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana desde 1992 y de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos. He ejercido la docencia en la Universidad de Valencia, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en la Universidad Jaime I de Castellón. Su último libro es De un crítico de Las Provincias (o de provincias), dedicado al teatro valenciano entre 2014 y 2017.

Post a Comment