TOP

MIRADA DE JACOBO PALLARÉS

El desgaste y el cansancio hacen mella… han sido meses de un trabajo raro, espeso, intenso y por momentos sin guía, a la deriva y sin dirección.
Meses que recordaremos todos como si hubiésemos vivido en una noria; en una noria salvaje al principio, luego en una noria lenta, lenta y que se para el vagón en lo más alto y te quedas durante un tiempo, que parecía infinito, allí, colgado, viendo el paisaje, admirándolo también, preocupado porque alargaba el día y nadie venía a socorrerte y luego se iniciaba otra vez, lentamente, luego rápido, muy rápido y que no parecía que fuera a parar nunca….
Y finalmente, de los mareos, vomitas. Sin más. Todo lo que llevabas dentro. Años de precariedad, de lucha, de autoexplotación, de sentido del proyecto, del sentido de la cultura, del sentido de la sociedad… y te pones la mascarilla y sigues.
Ahora piensas que es el momento de quemar contenedores, de salir a la calle para reivindicar la cultura, pero no la de antes, no tanto la cultura, si no reivindicar quemar el sistema, la estructura creada, las 500 y 1 producciones teatrales imposibles de absorber, la exhibición sin fin, la rapidez, el resultado, las estructuras de circuitos que reproducen las viejas ideas que nos asolan como nuevas, los cafés para los mismos, la economía… y me repetía constantemente qué mal sector éramos si lo primero que reivindicábamos al Ministro y a los señores con poder era la economía; parecía que ya no estuviéramos hablando de cultura si no de otra cosa. Y lo entendí, porque había que comer, había que ver cómo se comía mañana y pasado mañana… era una obligación luchar por la economía.
El problema vino después, porque después no se habló de nada más. Perdón. Sí. Se hablaron de muchas más cosas que tenían que ver con esta cuestión: más presupuesto y más. Con la intención, porque el sistema así fue creado, de que el que más tuviera más pudiera tener, el que más volumen de “negocio” más pudiera crecer estructuralmente. Y nos olvidamos, porque la memoria es así de traicionera, de cómo estábamos antes de la pandemia: no estábamos bien.
Y ahí radica el problema, la memoria. Nos hemos olvidado de que no éramos felices. En estos momentos en los que la memoria te dice que en las situaciones críticas tomaste un camino, el de la derecha, luego en otras el de la izquierda porque no había servido el otro, luego otra vez el otro camino y así hasta siempre… buscas actuar de otra manera. Y recuerdas la idea del campo a través como idea para hacer las cosas de otra manera y para no salir a quemar contenedores que es lo que te pide el cuerpo.

PREPANDEMIA
¿Dónde estábamos? ¿Cómo estábamos? ¿Qué deseábamos? ¿Por qué nos movíamos? ¿Qué articulábamos? ¿Hacia dónde íbamos como sector? ¿Desde cuándo seguíamos el ritmo frenético o las inercias que todos criticábamos una y otra vez? ¿Éramos felices? ¿Nos veía la sociedad felices? ¿Les hacíamos felices? ¿Nos veía la administración felices? ¿Y nosotros a ellos? ¿Qué importa la felicidad si nuestro primer desaliento en el confinamiento fue hablar de economía? ¿La economía es felicidad? ¿Éramos necesarios? ¿O productivos? ¿O eficientes?
Situación a grosso modo del sector cultural escénico:
1. Alta precariedad en el sector: los estudios que hicimos en la Red de Teatros alternativos estos últimos 5 años de nuestros socios y de los creadores que están a nuestro alrededor, nos hablaban de “autoexplotación”, de precariedad, de inestabilidad, de dependencia… y de anquilosamiento de la precariedad
2. Estructuras escénicas “públicas”: sin modernizar, sin actualizarse, sin dar lugar, sin internacionalizarse, sin relaciones claras y productivas con el tercer sector o el sector privado
3. Ayudas “antiguas”: con conceptos de otras épocas, con ítems, valores que no reflejan la realidad. Subvenciones, bases reguladoras, ley general de subvenciones que solo reconocen la actividad y no las estructuras para llegar a las actividades. Dependencia, papá Estado o mamá Generalitat. La relación administración-sector pasa solo por el entendimiento por parte de la administración de que estamos supeditados a la administración, a los poderes burocráticos, a sus decisiones y al reparto de “su” economía, “yo decido cómo te lo doy porque yo sé”. No se entienden las especificidades de los proyectos, las singularidades, los tiempos… y se nos compara entre nosotros como si fuéramos productos físicos (zapatos, persianas, ventanas…), como tangibles no como creatividad, como cultura. Se nos compara sin atender a la diversidad y especificidad y singularidad de nuestros proyectos. potenciando de esta manera que nos inclinemos hacia los mismos lugares todos los proyectos para conseguir el mayor número de puntos.
4.Embudo: sector cada vez más extenso, más longevo, más numeroso. No hay tanta economía ahora mismo para potenciar los proyectos.
5. Sálvese quién pueda: Platea. La gran apuesta del Ministerio de Cultura para las escénicas. He estado tres años como miembro de la comisión de Platea danza y nos encontramos año tras año una realidad muy tozuda: de los 100-200 espectáculos seleccionados para el catálogo, solo tienen bolos significativos muy pocos, grandes cias se llevan gran parte del pastel. El resto realizan 1, 2 bolos. Creo que hay que revisar un programa en el que se destina muchas esperanzas y 5 millones de euros.
6.Presupuestos: el Inaem este año tiene más presupuesto por lo excepcional de la situación, pero lleva muchos años manteniendo presupuestos exiguos, raquíticos. En la Generalitat se han ampliado enormemente los recursos para las ayudas pero no se ha renovado el modelo. Por lo que por un lado sí, pero sin cambio de modelo de base podríamos hablar de pan para hoy y hambre para mañana.
Por lo que: ¿Estábamos bien? ¿Queremos seguir estando igual? ¿Seguir en esos lugares y con esas formas de pensar y hacer?

PANDEMIA Y POSPANDEMIA
¿Qué estamos haciendo para cambiar de modelos, de paradigma? ¿Se quiere cambiar? ¿Se debe cambiar?
Por un lado el sector… parte no quiere porque no sentía que la situación que he esbozado antes iba con ellos y lo único que quieren es más economía, más economía.
Por otro lado la administración… aún no se han enterado de la crisis tan grande que padecimos, que padecemos y que padeceremos. Hay personas dentro de la administración, políticos que sí, que intentan el cambio o cambiar aspectos, al menos; pero la angustiosa burocracia lo impide. Y ésta está controlada por personas y voluntades políticas que o bien nos dicen que no hay nada que hacer o bien intentan forcejear para hacer posible los cambios pero sin conseguir cambios de raíz. Porque todo se controla, se crea, se anquilosa o se renueva por decisiones de personas, no por ningún ente extraño, por lo que si hay voluntad se consigue cambiar o no se consigue cambiar.
La única relación que nos ofrece ahora mismo el binomio administración sector parece que sea parta exclusivamente de las ayudas, subvenciones, dependencias. No hay propuestas diferentes para emprender relaciones de otro tipo. Y poco a poco las administraciones se están convirtiendo en un competidor más, con capacidad financiera ilimitada y sin riesgos que asumir

A ESTA HORAS Y HACIA EL FUTURO
Si me preguntan “qué realidad quiero para ahora” diría que no quiero la de antes. Pero la de antes se está dando ya. No hemos cambiado ni un ápice. Seguimos dándole vueltas a la noria, sin relaciones de tú a tú, sin entender que todos formamos parte de un ecosistema y que para que este funcione todas las partes deben realizar su función de la manera más sana.
La movilidad está en crisis, pero también estaba en crisis, por muchas cuestiones, falta de audiencias, falta de voluntades, falta de ser necesarios… la cultura, y en concreto, la escénica, debe ser un martillo en las conciencias, debe hacer el ruido necesario, debe construirse entre todas los elementos del ecosistema teniendo todos la misma importancia.
Hacia el futuro: repensar los circuitos, repensar las ayudas, repensar las estructuras de relación entre las partes, repensar los modelos y darnos ese tiempo precioso para repensarlo antes de caer desfallecidos.
Quiero acabar con una imagen muy clara y vital que me ha servido en muchas ocasiones para tomar decisiones, es muy sencilla pero clara y me lleva ver que es el momento del campo a través (fotos extraidas del libro El deseo (según Gilles Deleuze) de Maite Larrauri/Max):

Perfil del autor
Jacobo Pallarés

(VALENCIA) Licenciado en Filología Hispánica y Máster en Gestión Cultural: Artes escénicas, Danza y Música por la Universitat de València 2008-2010. Tesina: Análisis y autoanálisis de un proyecto socio-artístico: caso teatro de lo inestable (2010).
Gestión y dirección artística del proyecto inestable (tres teatre y teatro inestable desde 1997 hasta 2014. A partir de 2014 codirección, con M. Bayona y R.Palomares, de Proyecto inestable.
Co-gestión de la revista teatral acotaciones en la caja negra-red escénica, issn 1695- 9485 desde 2000-2011 (25 números en total).
Dirección de la revista acotaciones en la caja negra-red escénica con issn 2386-6152 a partir de 2011 (25 números en total).
Dirección del proyecto europeo “islotes en red” (2011-2013) dentro del programa cultura 2007-2013: proyectos de cooperación.
Presidente de la Red de teatros alternativos desde 2014.
Miembro del Consejo Estatal de la Cultura como representante de la Red de Teatros Alternativos desde 2014.
Dirección del Meeting de Otoño de la IETMValencia 2016. Miembro de la comisión artística de la Programación de los 23 espectáculos
para el Meeting, miembro de la comisión de contenidos.
Autor de más de 25 textos dramáticos.
Director y dramaturgo de más de 20 espectáculos.

Licenciado en Filología Hispánica y Máster en Gestión Cultural: Artes escénicas, Danza y Música por la Universitat de València 2008-2010. Ha sido gestor y director artístico del proyecto inestable (tres teatre y teatro inestable) desde 1997 hasta 2014. A partir de 2014 pasa a codirigir, con M. Bayona y R.Palomares, proyecto inestable. Cogestiona la revista teatral acotaciones en la caja negra-red escénica, issn 1695-9485 desde 2000-2011. Y a partir de 2011 pasa a dirigirla. En 2020 con el número 13 de la nueva etapa, la revista tendrá 34 números en total. En 2011 dirige el proyecto europeo “islotes en red” (2011-2013) dentro del programa cultura 2007-2013: proyectos de cooperación línea 1.2.1 Desde 2014 es el Presidente de la Red de teatros alternativos. Desde la Red de teatros alternativos impulsa de 2014 a 2018 su internacionalización. La Red es socia de la IETM y es cofundadora de la nueva plataforma europea EAIPA. En 2017 se retoma el proyecto Encuentros de creación.. Es también Miembro del Consejo Estatal de la Cultura como representante de la Red de Teatros Alternativos desde 2014. Y miembro de la comisión ejecutiva de las Artes escénicas DE 2014 A 2019 y de la comisión de danza del Consejo Estatal de la Cultura desde 2014. Ha sido miembro de la comisión de danza del programa Platea del Inaem (Ministerio de Cultura) las ediciones 2017, 2018 Y 2019. En 2016 dirige el Meeting de Otoño de la IETMValencia 2016. Entre sus funciones es formar parte de la comisión artística de la Programación de los 23 espectáculos para el Meeting y formar parte de la comisión de contenidos. En su faceta más artística es autor de más de 25 textos dramáticos y director y dramaturgo de más de 20 espectáculos. Siempre con la cía. Teatro de lo inestable. En 2015 dirige y escribe con Gabi Ochoa la coproducción con IVC acosos y derribos sl de teatro de lo inestable En 2018 con Proyecto inestable ha liderado la creación de un proyecto de residencias a 4 años. Ha reunido en este proyecto a largo plazo 7 salas, 4 festivales y 3 instituciones (Ayuntamiento, Dirección General de Patrimonio y Generalitat Valenciana) para dinamizar las residencias de artes escénicas de la Comunitat Valenciana.

Post a Comment