TOP

La cultura no se consume, se produce

Para las compañías de teatro creadas después de la crisis económica del 2008, la precariedad es un elemento constante que marca cada uno de nuestros movimientos. No tuvimos la suerte de conocer la época dorada del teatro valenciano, y nos hemos acostumbrado a realizar nuestros proyectos con pocos recursos económicos, afilando la creatividad para no desaparecer en el camino. Es una época donde emergen muchas compañías jóvenes, que apenas permanecen uno o dos años, disolviéndose ante la adversidad de unas instituciones que abandonan a su suerte a los proyectos que apuestan por un lenguaje más arriesgado e innovador. Hay una tendencia por volver a los formatos teatrales convencionales, para intentar resistir en un panorama cultural donde el arte se rige por las leyes del mercado. Cuando se olvida la función del arte de crear comunidad, la cultura como derecho de todas las ciudadanas, se asumen discursos neoliberales del arte como producto de consumo: se habla de “alta cultura” en contraposición a “cultura de masas” para justificar la falta de interés del público general por nuestros “productos artísticos”. 

El artista incomprendido, desde su torre de marfil, observa de forma paternalista a un público cada vez más alienado por el consumo, la publicidad y el trabajo. En un sistema que basa la felicidad en el consumo, hemos creído que nosotras, las artistas, también podemos ser consumidas, pero nos es imposible competir con la maquinaria capitalista y, por esta razón, nuestros proyectos teatrales van desapareciendo, perdiendo la batalla de la oferta y la demanda. Y mientras tanto, se va acrecentando la brecha que nos separa del público, único elemento que da sentido a nuestro trabajo.

¿Cómo podemos cambiar la situación agonizante que vive el teatro? Lo primero, dejemos de actuar dentro de la lógica del mercado. Recuperemos la idea de cultura como derecho y no como bien de consumo. Resignifiquemos el arte en su función subversiva de cuestionar las relaciones de poder y del orden establecido. Caminemos de la mano de los movimientos sociales, haciendo del teatro una experiencia comunitaria emancipatoria, que escriba la historia de los pueblos en primera persona y en plural. El arte solo tiene sentido si tiene sentido para su comunidad, y solo así puede tener carácter universal. Necesitamos que la gente nos asuma como un derecho universal, al igual que la educación o la sanidad pública, y salga a la calle a protestar por los recortes en los presupuestos culturales o por el cierre de algún teatro, del mismo modo que lo hacen cuando se ataca al sistema sanitario o se recorta en educación. Pero, para eso, tenemos que poner nuestra herramienta artística al servicio de las demandas populares. Dar voz a las luchas para dar sentido al arte. 

Si se supone que las artistas somos la vanguardia del pensamiento de una sociedad, no podemos asumir el discurso del poder, sino cuestionarlo constantemente y convertirnos en una de las miles de manos que trabajan para construir un futuro mejor. Dejar de ser consumibles para producir junto a nuestra comunidad, la resistencia. Porque la cultura no se consume, se produce.

foto de David Ruíz

Licenciada en Arte Dramático en la ESAD Valencia. Graduada en Danza Española y en Danza Contemporánea por el Conservatorio Profesional de Danza de Valencia ./ En 2008, es intérprete y coautora del espectáculo TRENES BOCA ABAJO, junto con Maite Bacete. En el 2011, funda la compañía ATIROHECHO, con la que dirige e interpreta el espectáculo NO TE SALVES. HOMENAJE A MARIO BENEDETTI. / En 2012 dirige su segundo espectáculo: LADRAN, LUEGO CABALGAMOS. Éste último es seleccionado por la red de teatros alternativos 2013, llevando a cabo una gira por el territorio nacional, y por varios festivales en Argentina y Chile en 2014. / En 2014 dirige e interpreta: DONDE LAS PAPAS QUEMAN. Un espectáculo sobre Víctor Jara que también realizará una gira por gran parte de Chile en 2016./ En 2015 interpreta y codirige junto con Maite Bacete EL MERCADO ES MÁS LIBRE QUE TÚ dentro del proyecto de Residencias de Espacio Inestable. Este espectáculo es una crítica al sistema neoliberal y su punto de partida es la denuncia del TTIP, que ha sido seleccionado en el IETM 2016. / En 2016 dirige el espectáculo LA SECCIÓN, una coproducción de Atirohecho y Teatro del Barrio, que se estrena en Madrid, y desde entonces sigue girando por todo el país. / En 2017 dirige e interpreta LES SOLIDÀRIES, obra feminista y antipatriarcal, estrenada en el festival Tercera Semana y que también realiza una extensa gira por Chile. / En 2019 estrena el espectáculo TOT EXPLOTA, una producción del Institut Valencià de Cultura, que estará en temporada en el Teatro Rialto de Valencia. Por este montaje estará nominada a mejor directora en los premios del IVC 2019. En noviembre de este mismo año dirige e interpreta INGOVERNABLES, en coproducción de Atirohecho con Teatro de la Rambleta. / Todos los espectáculos de A TIRO HECHO están en activo actualmente.

Post a Comment