TOP
encuentrosdecreacionsantander_jacobopallares

Encuentros de creación

Según el filósofo alemán Herbert Marcuse, la creación artística es el último espacio de libertad que le queda al ser humano sometido a ese gran Leviatán encarnado en el estado. Por su parte Nietzsche cree que el arte nos permite asomarnos al abismo de la existencia y no caer.  Creación es liberarse y abismarse al mismo tiempo sin perderse y desaparecer. Creación es encuentro.

Propuesta: Del 10 al 21 de Noviembre trece creadores de las artes escénicas (1),  se reunieron en los Encuentros de Creación en La Magdalena 2018 para trabajar en torno a cuatro propuestas: Hit, proyecto de danza; Nada de Acomodarse Señoras, proyecto de danza – performance en el espacio público; Obscenus. Autosexografía del cuerpo común, performance en espacio no convencional y Ruidos del mundo – Una lluvia, proyecto que parte de un  texto teatral ya escrito.  Tal y como recogen las Bases de participación de la Red de Teatros que organiza dichos Encuentros, “el objetivo es conectar a los distintos creadores de distintos territorios, favoreciendo el intercambio entre ellos, a partir de su participación en procesos de creación e investigación escénica, donde cada participante realiza una aportación según diferentes modalidades y roles: Creador/a Generador de proyecto, Creador/a Colateral o Creador/a Ejecutante“. Estos doce días de trabajo concluyen con una presentación del trabajo a los asistentes al Congreso Anual de la Red de Teatros Alternativos que se celebró del 19 al 21 de Noviembre. Cada grupo de Creadores/as decide la forma que adoptará la presentación. En esta edición las cuatro propuestas resolvieron una breve puesta en escena de algunos momentos de la creación. ¿Vistos los trabajos es posible aventurar hacia a dónde se dirige la nueva creación y visualizar un posible futuro? Intentémoslo.  

 

1. Pasado: Sin intención de remontarme más allá del siglo XX, yo creo que es posible afirmar que a finales del XIX y principios del XX se produce la gran apertura hacia nuevos lenguajes del teatro. Los causantes: Chejov, Stringberg y Pirandello. Chejov cuestiona los fundamentos de la trama al emboscarla bajo un falso devenir temporal de sus personajes; Stringberg lo catapulta hacia un nuevo teatro del Yo y Pirandello difumina los espacios entre realidad y convención teatral proponiendo una nueva mirada sobre el “personaje”. Después de las dos guerras mundiales esta apertura se convierte en tsunami que barre los fundamentos del teatro cuando los nuevos creadores desconectan la Voz del personaje (lo que dice) de la Voz del Drama (organizador de la trama argumental) y la Voz Dramática (el mundo creativo del autor en el que germina su proyecto). 

(1)Teresa Rivera, Cristina Reloid, Sybila Gutiérrez, Gloria March, Pia Nilsen, Mónika Rühle, Anna Mezz, Anna Albadalejo, Ion Iraizoz, Mario García, Manuel Martín, Carlos González y Josep Pere Peyró

Pongo un ejemplo: en Final de partida de Samuel Beckett un personaje pide a otro la confirmación de que no están explicando ninguna historia. Al asegurarse de que es así replica satisfecho: “Bien, prosigamos”. Qué cosa prosigue, se pregunta el espectador cuando el personaje acaba de dinamitar el argumento. Y ese cuestionamiento es la base del nuevo lenguaje teatral que propone Beckett. A caballo de la  gran ola renovadora del siglo XX encontramos a los autores de la revolución del absurdo, Ionesco, de la dramaturgia de la sustracción, Pinter, de las obras en el Living (creadores de la proximidad), de los performers y del happening, del teatro pobre de Grotowski,, del teatro físico del Odín, del ritual  de Artaud, del silencio clásico de Marceau al mimo contemporáneo, de los agitadores del teatro revolucionario soviético, del nuevo intérprete biomecánico, de las fusiones entre danza, teatro y circo, del teatro irrepresentable de Valle Inclán, Lorca y Piscator, del Teatro Pánico, de la nueva mirada trágica de Koltés, Müller y Bernhard, etc. Nunca antes el teatro había vivido algo así. El siglo XX fue el tiempo de la gran transformación teatral. El tiempo del tigre que todo destruye y del niño que edifica de nuevo jugando (Nietzsche dixit).

2. Presente: Si este fue nuestro pasado volvamos a nuestro presente, una etapa de transición en la que junto a un tigre amansado hay un  camello que  abreva de nuevo para llenar sus jorobas dispuesto a  iniciar una nueva travesía. ¿Digamos que a esta primera generación del siglo XXI le toca digerir, asimilar y recomponer el territorio devastado por el tsunami? ¿Hay un cierto cansancio del desorden y una nostalgia de la comodidad? Pudiera ser. Ha habido talento y capacidad de trabajo en esta edición de los Encuentros de Creación en la Magdalena pero no hay novedad en nuestros trabajos, todo parece estar inventado; me han parecido más bien una revisión y reelaboración de lo conocido. Tengo la misma sensación cuando escucho la música que se compone hoy, contemplo la pintura, la arquitectura, el cine… Una reelaboración muy talentosa de antiguas formas que parecen nuevas pero no creo que lo sean. Hay una gran confusión que no permite distinguir la vanguardia de la retaguardia, de hecho esta es ya una distinción caduca, y una sensación de que se está desandando un camino, de que una corriente conservadora ha entrado en escena recuperando la trama, volviendo al planteamiento nudo y desenlace, autocensurándose por miedo a las consecuencias políticas y económicas, favoreciendo la irrupción tiránica del mercado y la competencia, yendo a la búsqueda del éxito traducido en ocupación, entradas agotadas y publicación de las taquillas, los elencos cambiantes, las substituciones urgentes, los combates dramatúrgicos y otras fuerzas que parecen empujar el péndulo hacia una regresión aceptada por creadores y público que permite un encuentro pacífico entre ellos. Vivimos un gran momento teatral: nuevos estudios, nuevas titulaciones, nuevos creadores en todas las disciplinas que dan lugar a un gran número de compañías y producen un gran número de espectáculos, una red de teatros públicos y privados de todos los formatos… ¿Hay lugar para todos? ¡Parece que no! En gran medida, por un estancamiento del número de espectadores, por una política impositiva injusta y otra de ayudas empobrecida tras diez años de crisis, y, finalmente, por compartimentar los agentes de producción y exhibición dificultando la circulación natural de los creadores entre espacios que exhiben y producen propuestas en precario, propuestas de presupuesto medio y otras de gran presupuesto, que impiden al creador madurar: muchos tienen la sensación de que siempre están empezando. ¿Dónde se gestan los nuevos lenguajes? ¿Hay demanda de novedad? 

3. Futuro: Creo que un gran cambio está en marcha y de apoco va tomando forma: En primer lugar la irrupción de la mujer en todos los aspectos creativos: autoría, dirección, interpretación, producción, gestión… Esta necesaria revolución se consolida como una gran fuerza transformadora. 

En segundo lugar, entre la nueva generación de creadores  hay una conciencia cada vez mayor que el tiempo pasa y no hay voluntad de relevo: habrá que provocarlo. Se habla de tapón generacional. Si no hay una mayor movilidad dentro de las estructuras de poder les ocurrirá lo mismo que a la generación que se formó contra el franquismo y que con la llegada de la transición quedó fuera de lo que Kundera llama Historia de la Creación, que enlaza el presente con el pasado y lo proyecta hacia el futuro. 

En tercer lugar, el mestizaje y la interculturalidad: una circulación cada vez mayor de personas desde todas partes del mundo, un encuentro creciente de seres humanos, tradiciones, lenguas, lenguajes y experiencias están transformando el hecho artístico. 

Feminismo, juventud y mestizaje parece que son el futuro. Un lugar de trabajo para los próximos Encuentros de Creación organizados por la Red de Teatros Alternativos.     

Palma de Mallorca. Actor, director y dramaturgo. Formado en el Laboratorio Actoral de El Teatro Fronterizo y en los talleres de Dramaturgia Textual de la Sala Beckett de Barcelona dirigidos por José Sanchis Sinisterra. Fundador de las compañías Morel Teatre, Cia Josep Pere Peyró y de la productora La Invenció. Premio de la Crítica Serrra d’Or,  de la Crítica de Barcelona, premio Butaca, premio de la Crítica del Festival Valparaíso de Chile. Colegiado del CPA, Col·legi Professional de l’Audiovisual de Catalunya. Miembro de l’Associació de Dramaturgs de Catalunya i de l’Associació d’Autors de les Illes Balears. En su actividad docente destacan sus trabajos como profesor de interpretación actoral i dramaturgia textual en numerosas universidades y escuelas de teatro dentro y  fuera del país.

Post a Comment